• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Justicia brasileña absolvió a expresidente Collor de delitos de hace 20 años

El expresidente de Brasil Fernando Collor de Mello | AFP

El expresidente de Brasil Fernando Collor de Mello | AFP

En su sitio web, la Corte Suprema, que tomó el caso por su condición de parlamentario, "juzgó improcedente la acción penal" contra Collor "por la supuesta práctica de los delitos de falsedad ideológica, corrupción pasiva y desvío de dinero"

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La justicia brasileña absolvió el jueves al expresidente y actual senador Fernando Collor de Mello (1990-1992) de delitos cometidos supuestamente durante su mandato, que fueron juzgados más de 20 años después.

En su sitio web, la Corte Suprema, que tomó el caso por su condición de parlamentario, "juzgó improcedente la acción penal" contra Collor "por la supuesta práctica de los delitos de falsedad ideológica, corrupción pasiva y desvío de dinero".

La magistrada Cármen Lúcia Antunes Rocha, relatora del caso, y su revisor, Dias Toffoli, "juzgaron improcedente la acción por falta de pruebas sobre la autoría y materialización de los delitos", añadió la nota.

Algunos miembros del STF incluso se pronunciaron únicamente respecto del delito de desvío de dinero público porque consideraron que los otros dos casos ya había prescrito.

La denuncia contra Collor llegó a la justicia en el año 2000. En 2007 el exgobernante fue electo senador hasta 2015 por el Partido Laborista Brasileño, por lo que su caso fue juzgado por el STF.

Con apenas 40 años, Collor de Mello fue el primer presidente electo por voto directo tras el régimen militar (1964-85). LLegó al poder con un pequeño partido, una estruendosa campaña y mensajes mediáticos que le permitieron imponerse a los políticos tradicionales y a Luiz Inacio Lula da Silva, el obrero sindicalista que no sería presidente hasta 2003.

Desgastado por un plan de estabilización de la economía que puso a la población en su contra, Collor de Mello cayó en medio de manifestaciones de jóvenes con las caras pintadas, por denuncias de que su extesorero de campaña, Paulo Cesar Farías, había montado un sistema de corrupción.

Tras 180 días de proceso fuera del cargo y ser sustituido por el vicepresidente Itamar Franco, Collor de Mello renunció el 29 diciembre de 1992 cuando el Senado se aprestaba a votar su 'impeachment' (juicio político).