• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

La Junta del OIEA aprueba el plan para aclarar el programa atómico iraní

Los 35 países miembros de la Junta de Gobernadores del OIEA, el órgano ejecutivo de la agencia nuclear de la ONU, decidieron por consenso en Viena que más inspectores verifiquen la suspensión parcial y temporal de ciertas actividades atómicas en la República Islámica

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La comunidad internacional dio su visto bueno a que el Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) supervise y verifique el reciente acuerdo nuclear interino firmado en Ginebra entre Irán y las seis grandes potencias mundiales.

Los 35 países miembros de la Junta de Gobernadores del OIEA, el órgano ejecutivo de la agencia nuclear de la ONU, decidieron por consenso en Viena que más inspectores verifiquen la suspensión parcial y temporal de ciertas actividades atómicas en la República Islámica.

Estas medidas voluntarias de Irán son la condición para que Estados Unidos y la Unión Europea (UE) levanten ciertas sanciones financieras y comerciales impuestas por el controvertido programa nuclear iraní.

El director general del OIEA, Yukiya Amano, se mostró satisfecho por el "pleno respaldo" de la Junta, incluyendo la promesa de una decena de países para financiar el esfuerzo adicional de inspección.

Amano indicó que será necesario duplicar el número de especialistas, hasta contar con varias decenas, que verifiquen los términos del acuerdo interino firmado en Ginebra hace dos meses

"Los inspectores del OIEA van a visitar más lugares, instalar más equipos de salvaguardas (controles) y más pruebas", explicó Amano en una conferencia de prensa después de la reunión de la Junta.

En total, estas verificaciones adicionales costarán seis millones de euros (8,2 millones de dólares), dijo el director general, quien explicó que una decena de países han prometido ya fondos.

Entre éstos destacan Estados Unidos, Francia y el Reino Unido, mientras que otros, como Finlandia y Suecia, ya han hecho promesas concretas de contribución, explicaron fuentes diplomáticas.

Con estos seis millones de euros, explicó Amano, se duplicaría el presupuesto del que dispone ahora el OIEA para sus inspecciones en la República Islámica.

El acuerdo fue firmado el pasado 24 de noviembre por Irán y los cinco países permanentes del consejo de Seguridad de la ONU (Estados Unidos, Rusia, China, Francia, el Reino Unido) y Alemania.

Estos siete países habían solicitado que el OIEA verifique las diferentes fases del acuerdo.

Según Amano, el acuerdo, con una duración inicial de seis meses, es "importante y alentador tras años sin progresos", aunque advirtió de que "aún hay un largo camino que recorrer" para una solución.

El embajador de Estados Unidos ante el OIEA, Joseph MacManus, aseguró hoy en Viena que aportará un "importe sustancial" para apoyar las verificaciones.

Mientras tanto, el embajador iraní, Ali Reza Najafi, destacó ante la prensa el espíritu constructivo y receptivo de la Junta respecto al acuerdo interno.

Tras cumplir los primeros pasos del acuerdo, Irán espera ahora lo mismo de la comunidad internacional, sobre todo la liberación de algunos fondos financieros iraníes congelados, precisó Najafi.

El objetivo del histórico acuerdo de Ginebra es encontrar una solución global y a largo plazo que asegure que el programa nuclear iraní sea exclusivamente pacífico.

Con su entrada en vigor esta semana, las partes tienen ahora medio año para negociar y encontrar una solución definitiva a un conflicto que dura ya una década, siempre a la sombra de un posible ataque militar de EEUU o Israel contra Irán.

EEUU, la UE y sobre todo Israel temen que bajo el paraguas de un supuesto programa nuclear civil Irán quiera hacerse con los conocimientos y materiales para fabricar armas atómicas.

El OIEA asegura que dispone de informaciones "creíbles" sobre posibles dimensiones militares de las actividades nucleares iraníes.

Teherán afirma que sólo tiene intenciones pacíficas, como la generación de energía eléctrica y la lucha contra el cáncer.

Sin embargo, el enorme alcance de su programa atómico y las frecuentes amenazas contra la existencia del Estado de Israel hacen temer a muchos críticos que Irán tiene otras intenciones.