• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

El rey Juan Carlos y Mohamed VI comparten desde hoy gestos de entendimiento

Rey Juan Carlos / Reuters

Rey Juan Carlos / Reuters

El jefe del Estado español llegó esta tarde al aeropuerto de Rabat para un viaje considerado muy importante, no sólo porque es el primero tras su operación de hernia discal del pasado 3 de marzo, sino porque se celebra en un momento especialmente afortunado de las relaciones entre ambos países

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El Rey Juan Carlos I y Mohamed VI pasan sus primeras horas juntos en Rabat, en un ambiente de máxima cordialidad y entendimiento, que se traduce en los diversos gestos de deferencia mutua que ambos monarcas han tenido a la hora de preparar esta visita del monarca español, que estará cuatro días en Marruecos.

El jefe del Estado español llegó esta tarde al aeropuerto de Rabat, acompañado del ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo, para un viaje considerado muy importante, no sólo porque es el primero tras su operación de hernia discal del pasado 3 de marzo, sino porque se celebra en un momento especialmente afortunado de las relaciones entre ambos países.

Una cena privada en el palacio Dar Essalam fue el primer acto que han celebrado en común Juan Carlos I y Mohamed VI.

Al hecho de que sea la primera ocasión en que un jefe de Estado extranjero visita Marruecos en Ramadán, por expreso deseo del monarca anfitrión, se suman otras señales significativas, como la prolongación hasta el próximo jueves de un viaje que en principio sólo se preparó para tres días.

Ese día el rey Juan Carlos recibirá, de manos del alcalde de Rabat, Fathallah Oualalou, la llave de oro de la ciudad, una prueba más de afecto y reconocimiento hacia el monarca español, puesto que será la primera vez en la historia de Marruecos que se entrega la llave de una ciudad a un jefe de Estado extranjero.

Tras esta ceremonia, el monarca alauí llevará a su invitado a visitar un centro de formación e inserción de jóvenes, auspiciado por la Fundación Mohamed V, en Buknadel, a 15 kilómetros de Rabat.

El Ramadán es también un tiempo propicio para la ayuda a los demás y para las labores sociales, por lo que la visita organizada por Mohamed VI refuerza ese carácter próximo que ha querido imprimir al viaje del monarca español.

Desde el mismo centro de reinserción, una vez finalizada la visita, partirá la caravana oficial que trasladará a Juan Carlos I al aeropuerto de Rabat para su retorno a España.

Antes le espera una intensa agenda de actos enmarcados en la dimensión institucional, económica, educativa y cultural del viaje.

El ambiente favorable a la visita del Rey se nota en las calles de Rabat, donde se exhiben centenares de banderas españolas junto a enseñas marroquíes, y en la prensa, que publica informaciones sobre el viaje en las que se destaca el excelente momento de las relaciones entre España y Marruecos y sus oportunidades de futuro.

También se aprecia, según el embajador de España en Rabat, Alberto Navarro, en los propios marroquíes.

El diplomático asegura que a Juan Carlos I "se le quiere mucho en Marruecos", donde todos recuerdan con especial afecto su lágrimas ante el féretro de Hassan II, fallecido en 1999, acompañado del propio Mohamed VI.

Su última visita data de mayo de 2011, cuando Juan Carlos I viajó a Marraquech una semana después de atentado terrorista contra el café Argana, con 17 muertos (14 de ellos turistas extranjeros), y permaneció varios días en el país, una muestra de solidaridad y apoyo que además supuso una inflexión en las relaciones bilaterales.

Desde entonces, los problemas que de forma intermitente han salpicado las relaciones entre los dos países, se han ido diluyendo y ahora, con España inmersa en una grave crisis económica, la mirada desde la península hacia Marruecos está derivando desde la "desconfianza" hacia la "oportunidad", según Navarro.

La idea es "hacer cada vez más cosas juntos", subraya el embajador, que pone como prueba el éxito de la experiencia de comisarías conjuntas en Algeciras y Tánger, la implantación de oficiales de enlace en aeropuertos españoles y marroquíes, o el asesoramiento que presta España en materia de seguridad nuclear.

Todo ello sin contar el enorme potencial económico que presentan las relaciones recíprocas, traducido no sólo en un notabilísimo aumento del comercio, cuando España acaba de desbancar a Francia como primer socio comercial del país, sino también las enormes posibilidades que Marruecos puede ofrecer a las firmas españolas.

"España es la puerta de Marruecos a Europa y Marruecos la puerta de Europa hacia África", explica Navarro para hacer ver que el refuerzo de los vínculos que se pretenden con la visita del Rey va mucho más allá del mantenimiento de unas buenas relaciones de vecindad.

Mañana martes, la jornada con la agenda más apretada tendrá su plato fuerte en un encuentro empresarial hispano-marroquí al que asistirán los 27 empresarios de firmas españolas con intereses en Marruecos que se desplazarán expresamente a Rabat.

Está previsto que las patronales española y marroquí firmen un acuerdo de entendimiento, habrá discurso del rey Juan Carlos y de forma paralela a este encuentro, entrevistas bilaterales de ministros españoles y marroquíes.

Además de Margallo, participan en esta visita los titulares de Justicia, Alberto Ruiz Gallardón; Interior, Jorge Fernández Díaz; Fomento, Ana Pastor e Industria, José Manuel Soria, quienes llegan mañana a Marruecos junto a nueve exministros de Exteriores españoles de los doce que ha habido en democracia.

Su presencia es otra muestra de la voluntad de agrado mutuo que están demostrando los dos monarcas, presentes en una cena que Mohamed VI ofrecerá en el Palacio Real, con más de 600 invitados, y también en la ofrenda que Juan Carlos I hará, por la mañana, ante el Mausoleo de Mohamed V, abuelo del actual monarca.