• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Jóvenes piensan que la integración regional es viable, salvo en Brasil

Los presidentes de la Unasur reunidos en Lima, Perú / EFE

Los presidentes de la Unasur reunidos en Lima, Perú / EFE

La información es parte de la encuesta realizada vía telefónica a más de 20.000 jóvenes de 15 a 29 años de veinte países iberoamericanos y que se pretende replicar en dos años

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Los jóvenes que viven en las ciudades de América Latina, excepto en Brasil, piensan que "la integración regional es una realidad viable", afirmó hoy el secretario general de la Organización Iberoamericana de Juventud (OIJ), Alejo Ramírez.

Ramírez, quien visitó México para participar en la presentación del informe ejecutivo de la I Encuesta Iberoamericana de Juventudes, consideró que "el despliegue de los Gobiernos de la región hacia la conformación de bloques políticos y comerciales ha hecho mella en la población juvenil".

Ya existe un "acuerdo de los jóvenes de América Latina sobre la integración regional, la búsqueda de una moneda única, la solidaridad con los pequeños países o la recepción de inmigrantes", aseguró.

Ello es parte de la encuesta realizada vía telefónica a más de 20.000 jóvenes de 15 a 29 años de veinte países iberoamericanos y que se pretende replicar en dos años.

"El Mercosur, el Sistema de la Integración Centroamericana (Sica), Unasur, y las recientemente creadas Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac) o la Alianza del Pacífico, tienen sin lugar a dudas entre los jóvenes un apoyo y un capital político inmenso", dijo el argentino Ramírez.

No obstante, explicó que hay una excepción en esa tendencia, precisamente la del mayor país de la región, Brasil.

"Sus jóvenes le dan una importancia relativa o baja a las acciones que puedan generar un escenario geográficamente integrado", indicó el representante de la OIJ.

La desviación de la opinión general "es la primera de las muchas diferencias que hemos encontrado entre los jóvenes brasileños y respecto de los colegas iberoamericanos" en el estudio de opinión, manifestó.

Otras son que "creen menos (...) en el futuro" que los demás de Iberoamérica y el Caribe, "pero son más abiertos en temas controvertidos", "valoran mucho más la participación" y "son mucho más críticos que el resto en torno a la educación".

En la presentación de la encuesta también participó el boliviano Enrique García, presidente del Banco de Desarrollo de América Latina (CAF), uno de los donantes para el estudio.

Recordó que los jóvenes latinoamericanos son más de 150 millones, el 26 % del total, y les consideró "muy importantes" para el "proceso de inflexión" en que están Latinoamérica y el Caribe.

García explicó que, si bien sus países han tenido "gran éxito en defenderse de la crisis internacional" y "un crecimiento razonable", están "muy lejos, pero muy lejos, de lograr resultados de sostenibilidad a largo plazo".

Llamó a no ser "autocomplacientes" en un momento en que lo más adecuado debería ser apostar más por la juventud y por su futuro, y atacar de frente "el problema central que tiene la región, que es la desigualdad".

De ese modo se evitaría que las generaciones de jóvenes actuales, que se muestran optimistas de cara al futuro en la encuesta, no vean derrumbarse sus sueños en los próximos años, apuntó.

Si no hay una alianza con todos los actores de la sociedad para dar soluciones, "va a resultar que estos jóvenes hoy optimistas, al no encontrar empleo, al no tener oportunidades, van a tener grandes frustraciones", agregó.