• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Joven chileno asegura que tuvo relación amorosa con obispo cuando era menor

La información fue entregada a los periodistas por el fiscal Raúl Arancibia, quien señaló que el joven demandante entregó en la cita fotografías que acreditaron que existía un vínculo entre ellos

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Un joven chileno aseguró hoy a la Fiscalía que mantuvo una relación amorosa con un obispo de la ciudad norteña de Iquique y que no fue abusado por él como sostuvo el imputado a un medio escrito.

El obispo Marco Antonio Ordenes dijo al diario La Tercera: "No siendo él menor de edad, yo reconozco haber tenido un acto imprudente con él, de lo que me arrepiento y de lo que pedí perdón en su momento. Pero no fue con un menor de edad", recalcó.

Según fuentes judiciales, Rodrigo Pino declaró este lunes en dependencias de la Fiscalía Nacional, donde insistió en que la relación con el obispo Marco Antonio Ordenes ocurrió cuando él tenía 15 años de edad.

La información fue entregada a los periodistas por el fiscal Raúl Arancibia, quien señaló que el joven demandante entregó en la cita fotografías que acreditaron que existía un vínculo entre ellos.

"Hoy se tomó la declaración de Rodrigo Pino, él está llano en colaborar en esta declaración, entregando todos los antecedentes", añadió Arancibia.

El fiscal explicó que las fotografías "son un antecedente de que ellos, desde muy temprana edad tuvieron una relación, donde había afecto y cariño. Es lo que aparece en las fotografías no estoy diciendo que sea algo impropio, confirman la amistad", aseveró.

Señaló que Pino hizo una denuncia el año 2009 con un testimonio muy escueto, la que estaba destinada a tratar de evitar que se siguieran repitiendo los hechos que a él lo habían afectado, "(y) en esta oportunidad ha dado un testimonio completo, detallado de todo lo que él vivió en esos años", acotó.

Tras anticipar que el joven denunciante no busca compensación, Arancibia aclaró que no conoce nuevas denuncias que permitan concluir que probablemente haya otras personas en la misma situación.

El demandante asegura haber sido abusado cuando era menor de edad, que los hechos se habrían mantenido desde fines de 1997 hasta el año 2002, momento en que se alejó del obispo.

En tanto, el portavoz de la Conferencia Episcopal, Jaime Coiro, señaló a la prensa que "para la Iglesia siempre es tremendamente doloroso que un ministro consagrado al servicio de Jesucristo y de la Iglesia reconozca su participación en conductas impropias, mucho más aún si se trata de un obispo".

Coiro señaló que la Iglesia y sus fieles, especialmente los de Iquique, esperan ahora que la denuncia sea esclarecida plenamente.

En tanto, el obispo de San Bernardo, monseñor Juan Ignacio González, quien también es miembro del Consejo Nacional para la Prevención de Abusos de Menores de Edad y Acompañamiento a las Víctimas, indicó que ante estos hechos "la Iglesia sufre".

En declaraciones al vespertino La Segunda, el religioso dijo que "La Iglesia sufre, nosotros como pastores sufrimos, sufrimos por la ofensa a Dios que estos hechos implican, pero sobre todo sufrimos por las heridas provocadas a menores, que son víctimas".

Afirmó que la Iglesia está actuando "con fortaleza, claridad y sin esconder este flagelo que hemos de extirpar de nuestra sociedad, de cualquiera de sus ámbitos".

En fuentes clericales se indicó que el obispo Ordenes, quien señaló en declaraciones al diario La Tercera que la relación amorosa ocurrió cuando el muchacho tenía 18 años, entregó una carta de renuncia al nuncio apostólico Ivo Scapolo, quien la envió al Vaticano.

Las mismas fuentes señalaron que, en caso de ser aceptada la renuncia de Ordenes, otro de los obispos del norte chileno podría asumir interinamente sus funciones, en calidad de administrador apostólico.