• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Jefe militar colombiano desmiente denuncia

"Yo jamás, jamás le gestioné (al coronel) para ningún contrato", afirmó el general Leonardo Barrero

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El comandante general de las fuerzas militares colombianas descartó que haya gestionado o interferido para asignar contratos militares a un coronel en prisión, según indicó el alto oficial a la revista que hizo la denuncia.

"Yo jamás, jamás le gestioné (al coronel) para ningún contrato", afirmó el general Leonardo Barrero a la revista Semana, cuya edición más reciente comenzó a circular el sábado por la tarde. "Si eso es así, entonces abusó de mi confianza. Detenido nunca se encontró conmigo. Si usó mi nombre, es un abusivo", añadió el oficial, que comanda las fuerzas militares desde agosto del año pasado.

Semana no afirmó que el jefe militar había asignado o negociado con el coronel algún contrato en particular en beneficio propio, ni que se lo había asignado al oficial detenido, pero sí lo consultó directamente si eso pudo ocurrir, lo que Barrero negó.

La revista, cuyas denuncias en el pasado han desembocado incluso en el desmantelamiento de una policía secreta, dijo que en cientos de horas de grabaciones que obtuvo en una comisión legislativa de pesquisas y que se remontan a los años 2012 y 2013, "se hacen referencias explícitas a la asignación de millonarios contratos de diferentes unidades militares, donde se habla de mordidas (sobornos) de hasta el 50%" entre distintos oficiales militares y en distintas unidades.

La publicación indicó que una pieza en esa presunta red de corrupción es el coronel Róbinson González, detenido desde el 2012 por una denuncia de la ejecución extrajudicial en el 2007 de dos hombres a los que reportó falsamente como guerrilleros abatidos en combate en el departamento de Caldas, en el este del país.

Con base en las grabaciones, algunas de las cuales transcribió y colocó las versiones de audio en su sitio de internet, Semana indicó que el coronel se comunicó telefónicamente en el 2012 y a comienzos del 2013 con el general Barrero, antes de que éste asumiera el comando militar, para hablar de temas como el proceso judicial en su contra. Barrero dijo a la revista que su número de teléfono celular es el mismo desde hace al menos tres años y que lo tienen muchos de sus soldados.

El comandante militar no hizo referencia a otras partes del reporte de la revista, en el que se señala que el coronel González está casi siempre afuera de la prisión militar y que es quien "organiza pagos a los subalternos presos por falsos positivos (ejecuciones extrajudiciales) con el fin de mantener su silencio" para que no impliquen a superiores.

Barrero sí indicó que, cuando en una de las conversaciones con el coronel se refirió a que los militares se organizaran "como una mafia y denuncien a fiscales", fue porque quizá el oficial le hizo "algún comentario de una injusticia o algún abuso" por parte de los funcionarios judiciales.

La denuncia de la revista es la segunda que salpica a los militares sobre presuntas ilegalidades, después de que el 3 de febrero Semana revelara que agentes de inteligencia del ejército mantuvieron desde fines del 2012 a fines del 2013 un centro de acopio de datos como mensajes de texto y correos electrónicos de funcionarios públicos.

El presidente Juan Manuel Santos ha dicho que ese local fachada era legal, pero que es necesario determinar si todas sus actividades también lo eran. Dos jefes de inteligencia del ejército fueron relevados de sus cargos mientras la Fiscalía desarrolla su investigación.