• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Javier Ciurlizza: Crisis humanitaria está próxima

El experto considera contraproducentes las sanciones de la Casa Blanca a funcionarios venezolanos | Foto Cortesía Crisis Group

El experto considera contraproducentes las sanciones de la Casa Blanca a funcionarios venezolanos | Foto Cortesía Crisis Group

“Unasur, a pesar de las limitaciones, sigue siendo el jugador con más influencia para ayudar al país”, aseguró el experto

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Javier Ciurlizza, director del Programa para Latinoamérica y el Caribe de la organización International Crisis Group, aseguró que una crisis humanitaria “está a la vuelta de la esquina” en Venezuela, luego del arresto del alcalde metropolitano Antonio Ledezma, situación que a su juicio ha marcado otra caída brusca en “la espiral de Venezuela”.

En su artículo titulado: “Es hora de que los amigos de Venezuela actúen”, el internacionalista indicó que la economía y la violencia están poniendo a prueba el descontento de los venezolanos. Mientras que en materia internacional Venezuela ha estado perdiendo apoyo.

Las sanciones de Washington —según Ciurlizza— a funcionarios venezolanos están lejos de lograr algo, mientras que Europa no actúa “ni en cuerpo ni en mente”, y China está cada vez más reacia a financiar el país. 

A través de Crisis Group, el analista afirmó que las medidas de Estados Unidos contra funcionarios venezolanos solo alimentan el discurso “antiimperialista” y podrían disuadir a algunos chavistas que se han distanciado del gobierno. 

En Latinoamérica, Ciurlizza aseguró que la Unasur, a pesar de las limitaciones, sigue siendo el jugador con más influencia para ayudar, pero es difícil imaginarlo como un defensor de los derechos humanos y el imperio de la ley.

“El cómo los venezolanos interpretamos la democracia, en la práctica no es ninguna preocupación para los líderes vecinos”, dijo, pero asegura que la Unasur tiene la oportunidad de hacer algo, y de salir de la “atención marginal y episódica” que han brindado los vecinos de Venezuela en Latinoamérica. 
El internacionalista sentenció las escasas acciones de los países latinoamericanos y dijo que algunos ven la crisis como parte de un complot imperialista, y “otros critican en privado la mala gestión del gobierno, pero se niegan a hacer nada que apoye el cambio político de las calles”. 

Las pocas voces que llaman al diálogo en Venezuela provienen de políticos latinoamericanos periféricos y expresidentes.

Para Ciurlizza, Venezuela debe permitir la observación internacional creíble de los acuerdos y restaurar el acceso a los mecanismos establecidos por la Convención Americana sobre Derechos Humanos.