• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Izquierda colombiana pide que el secuestro no sirva para renunciar a la paz

La exsenadora y líder del movimiento Colombianos y Colombianas por la Paz, Piedad Córdoba / EFE

La exsenadora y líder del movimiento Colombianos y Colombianas por la Paz, Piedad Córdoba / EFE

Insisten en la necesidad de un cese al fuego bilateral

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La izquierda colombiana, encabezada por la exsenadora Piedad Córdoba y concentrada en el Frente Amplio por la Paz, reclamó hoy al Gobierno de Juan Manuel Santos que el secuestro del general Rubén Darío Alzate no sea un "pretexto" para acabar con los diálogos de paz que mantiene con las FARC.

En una rueda de prensa, Córdoba presentó en Bogotá un documento de ocho puntos, elaborado junto con organizaciones civiles, en que se pide que "no se levante la mesa de negociaciones" por el secuestro del general Alzate, lo que provocó la suspensión de las negociaciones de La Habana.

La izquierda colombiana insiste en el texto en la necesidad de un cese al fuego bilateral, que Córdoba propuso se decrete con motivo de la Navidad, aunque las asociaciones congregadas en el Frente Amplio exigieron que fuera indefinido.

"Lo decimos desde todas las organizaciones tiempo atrás. Lo importante es que el Gobierno se de cuenta de lo difícil que es negociar en medio del conflicto", afirmó la exsenadora.

Además, apuntaron que desde la sociedad civil tienen "que empujar cada vez más" para que los diálogos de paz, que el miércoles cumplen dos años, sigan adelante.

Fuentes de la Organización Nacional Indígena de Colombia (ONIC), que integra este conglomerado, indicaron a Efe que buscarán escenificar ese respaldo social en una gran movilización de apoyo a los diálogos de paz precisamente para este miércoles.

En el documento que recoge las conclusiones de la reunión se pide además "la conformación de una misión de alto nivel integrada por Naciones Unidas, la Cruz Roja Internacional", entre otros, para liberar al general.

Junto a Alzate, comandante de la Fuerza de Tarea Titán, una unidad especial antiguerrilla, fueron hechos cautivos el cabo primero Jorge Rodríguez y la abogada Gloria Urrego.

Córdoba dijo luego a los periodistas que este suceso es una acción "infortunada", sin terminar de calificarlo como "secuestro".

"Aquí no ha habido un secuestro con fines extorsivos, aquí ha habido una retención no planificada. Se presentó una oportunidad y seguramente se hayan podido haber aprovechado", apuntó.

Asimismo calificó la reacción de Santos de "mesurada y tranquila", en alusión a la suspensión del diálogo, al matizar que esa medida no significa que las negociaciones hayan terminado definitivamente.

"Creemos que de estas circunstancias se puede salir de manera positiva y aspiramos a que si son las FARC los que los tienen, los devuelvan (...). Rodeamos al presidente, a la mesa de La Habana y a las FARC para que puedan salir de este impase", concluyó Córdoba. EFE