• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Iván Cepeda: Es real la posibilidad de que Colombia pacte con las FARC

Ejército colombiano busca soldados de las FARC /Foto: AFP

Ejército colombiano busca soldados de las FARC /Foto: AFP

El congresista colombiano dice estar convencido de que el Estado y la guerrilla están dispuestos a comprometerse con un acuerdo que ponga fin al largo conflicto armado

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El copresidente de la Comisión de Paz del Congreso colombiano y representante del Polo Democrático Alternativo (PDA), Iván Cepeda, afirmó en una entrevista con Efe que "es la primera vez" que su país se encuentra "ante una posibilidad real" de alcanzar un acuerdo de paz con las FARC.

"Esta es una situación inédita", manifestó Cepeda, convencido de que "por primera vez Estado y guerrilla se sientan en una mesa con una agenda determinada, con tiempos, con una hoja de ruta pactada después de un proceso previo de diálogos" y con el compromiso de poner fin al largo conflicto armado.

El congresista, que representa al único partido opositor en el Legislativo, advirtió, no obstante, de que el proceso debe ser protegido de los enemigos y citó en concreto al ex presidente Álvaro Uribe, del que dijo: "Es un hombre que ha vivido de la guerra y quiere que esta se prolongue indefinidamente".

Cepeda respondió así a las recientes declaraciones de Uribe en las que expresó su rechazo al diálogo que se abrirá formalmente el 8 de octubre en Oslo y luego proseguirá en La Habana entre las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y el Gobierno de Juan Manuel Santos.

"De estos enemigos de la paz vienen los peligros mayores", alertó, al pedir al Estado que proteja a la sociedad de cualquier boicot.

Y es que el político izquierdista está seguro de que este diálogo presenta "por primera vez un horizonte serio" y justificó su esperanza en que pese a que se han producido acontecimientos durante las conversaciones secretas "que podrían haber hecho fracasar el proceso", las partes han mantenido su compromiso.

Se refirió a la muerte del máximo comandante de las FARC, "Alfonso Cano", y de su jefe militar, "Mono Jojoy", en operativos militares, mientras la guerrilla no ha cesado sus ataques, "de gran impacto", contra la fuerza pública y las infraestructuras.

"A pesar de esos hechos las partes han llegado a instancias de negociación, eso muestra que hay voluntad de avanzar", aseveró.

Aún así, confesó que "esta agenda no va a resolver todos los problemas ni todos los problemas que han dado lugar al conflicto, pero tiene la ventaja de hacer énfasis en algunos puntos de carácter estructural".

El primer asunto a tratar en la mesa será "la situación del mundo rural", marcada por "una inmensa pobreza y una gran concentración de la tierra", lo que hace de Colombia uno de los países más desiguales del mundo.

"El problema es cómo resolver esa asimetría entre concentración de tierra y una inmensa masa de campesinos, indígenas y afrodescendientes que están en el desplazamiento y en la miseria, hay que pensar en medidas de reforma agraria", dijo Cepeda.

Para eso se precisan medidas políticas que pasan por acabar con las mafias locales que dominan muchas zonas y eso requiere "un Estado fuerte que respete las normas de la democracia".

Otro asunto a debate es el narcotráfico, del que dijo "es un problema trasnacional que tiene connotaciones que van mucho mas allá de una negociación entre la guerrilla de las FARC y el gobierno".

Cepeda apuntó que en este punto puede ayudar lo planteado por el presidente Santos: "un cambio de paradigma en relación al tratamiento del narcotráfico, del enriquecimiento que causa y también de la violencia", mientras que las FARC estarían de acuerdo en colaborar en la sustitución de cultivos ilícitos.

También habló de la participación política de las FARC tras una hipotética desmovilización, pero para ello, dijo, debe haber garantías.

"No hay que olvidar las FARC tienen gran reticencia a buscar un paso a la legalidad por aquel momento traumático que marcó la desaparición de la Unión Patriótica (UP), un movimiento que surgió de un pacto de paz con el Gobierno de Belisario Betancur (1982-1986), que fue incumplido y traicionado", recordó, en alusión a los asesinatos masivos de sus integrantes.

El parlamentario, cuyo padre, Manuel Cepeda, fue asesinado cuando era senador de la UP, insistió que aquel partido se conformó para que fuera "el puerto de llegada de la guerrilla a la vida política".

Por ello insistió en dotar de garantías a aquellos que abandonen las armas para que "no cueste la vida a quienes emprenden ese camino".

"Es una agenda que a pesar de ser reducida, no es simple y sencilla, quizás pactarla sea mas fácil que aplicarla", reconoció Cepeda, al vaticinar que tras un eventual acuerdo "vendrá un lento y difícil proceso para que se consolide la paz.

"Es un inmenso reto y una inmensa oportunidad del despertar de Colombia", un país, dijo Cepeda, que no ha vivido un minuto de paz en los últimos 50 años.