• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Italiano estrelló su auto contra el Palacio del Elíseo como protesta

Auto de Attilio Maggiuli, italiano de 67 años, con el cual empotró la sede de gobierno de Francia / AP

Auto de Attilio Maggiuli, italiano de 67 años, con el cual empotró la sede de gobierno de Francia / AP

Attilio Maggiuli, de 67 años, fue detenido de inmediato por los agentes de seguridad del Elíseo, y conducido en un primer momento a un hospital para ser examinado de las heridas leves que se hizo durante la colisión

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Un director de teatro de nacionalidad italiana empotró hoy su automóvil contra la reja principal del Palacio del Elíseo, sede de la presidencia francesa, como medida de protesta contra la disminución de las subvenciones para su institución.

Attilio Maggiuli, de 67 años, fue detenido de inmediato por los agentes de seguridad del Elíseo, y conducido en un primer momento a un hospital para ser examinado de las heridas leves que se hizo durante la colisión.

La reja prácticamente no resultó dañada, pero ese hombre ha quedado en manos de los servicios de investigación por degradación de un bien de uso público y violencia voluntaria contra una persona depositaria de la autoridad pública.

El detenido es director del teatro parisino “La Comédie Italienne”, y según indicó a los medios el director adjunto del orden público, Éric Belleut, buscaba llamar la atención del presidente, François Hollande, sobre la situación de su centro y la falta de ayuda.

YA ESTUVO DETENIDO

Poco antes de las 17.00 horas (hora local) del miércoles y también cerca del Elíseo, había sido arrestado una primera vez, después de haber quemado en la calle la marioneta de un arlequín, para quejarse por la disminución de las subvenciones.

Por esa primera reivindicación fue puesto en libertad poco tiempo después, añadió Belleut, según el cual aunque es habitual que la gente intente acercarse al Elíseo “por una causa u otra”, esos individuos “son sistemáticamente frenados” por los agentes de seguridad que controlan las cercanías del Palacio.