• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Italia ofrece ayuda a México para conocer verdad sobre jóvenes desaparecidos

Los estudiantes desaparecieron el 26 de septiembre en el municipio de Iguala/ AP

Los estudiantes desaparecieron el 26 de septiembre en el municipio de Iguala/ AP

Las investigaciones preliminares determinaron que los 43 jóvenes desaparecieron, tras ser atacados por policías municipales y miembros del cártel Guerreros Unidos por orden del entonces alcalde de Iguala

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

 El ministro italiano de Asuntos Exteriores y de Cooperación Internacional, Paolo Gentiloni, ofreció hoy la ayuda de su país a México para que se descubra la verdad sobre los 43 jóvenes de entre 18 y 23 años que permanecen desaparecidos desde la noche del 26 de septiembre.

"El ministro de Asuntos Exteriores y de Cooperación Internacional, Paolo Gentiloni, sigue de cerca la evolución del trágico suceso", afirmó el ministerio italiano en una nota de prensa remitida a los medios.

En el comunicado, la Farnesina, nombre que recibe este ministerio, reiteró que se encuentra "en contacto con la embajada de México en Italia" y reafirmó su compromiso "de ayudar a esclarecer los dramáticos acontecimientos para conocer el destino de los jóvenes estudiantes".

Según las investigaciones preliminares, los 43 jóvenes desaparecieron, tras ser atacados por policías municipales y miembros del cártel Guerreros Unidos por orden del entonces alcalde de Iguala, José Luis Abarca, en una noche en la que también murieron tres de sus compañeros junto con otras tres personas.

El caso de los estudiantes de la Normal rural de Ayotzinapa ha conmocionado a la sociedad mexicana, que se ha volcado para exigir a las autoridades una investigación exhaustiva hasta dar con el paradero de los mismos.

Las palabras de Gentiloni se suman a las del papa Francisco que el pasado 29 de octubre pidió a los católicos de todas partes del mundo rezar por los jóvenes y sus familias, durante la audiencia general de los miércoles en la plaza de San Pedro del Vaticano.