• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Israel ha demolido más casas palestinas en lo que va de 2016 que en todo 2015

En los últimos 10 años, el Estado israelí ha dejado sin techo a 5.200 personas por la destrucción de 1.113 hogares palestinos

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Las autoridades israelíes demolieron más viviendas palestinas en Cisjordania en el primer semestre de 2016 que durante todo 2015, alertó hoy la organización israelí de derechos humanos Betselem.

En un informe de cara a un debate que tendrá lugar en el parlamento israelí el próximo miércoles sobre la situación en las llamadas ‘zonas C’ de Cisjordania, la ONG indica que, de enero a junio,  Israel ha demolido más casas que cualquier año de la última década, con la excepción de 2013.

"El número de viviendas demolidas en el último medio año es mayor que en cualquier año de la última década, con la excepción de 2013, en el que fue ligeramente superior, 175", afirma la ONG.

Las ‘zonas C’ del territorio ocupado de Cisjordania son aquellas que quedaron bajo exclusivo control israelí tras los acuerdos de Oslo, a diferencia de las ‘A’ que controla la Autoridad Nacional Palestina  y las ‘B’ que son de jurisdicción compartida.

La conferencia en el Parlamento, titulada "Expulsión y anexión: ¿Qué está ocurriendo en la zona C?", ha sido convocada por cuatro diputados de izquierdas, entre ellos el líder de la Lista Árabe Unida, Ayman Odeh, y la laborista Ksenia Svetlova.

Distintos organismos internacionales han advertido repetidamente de la política colonizadora de Israel en esa zona de Cisjordania, territorio ocupado desde 1967, y contra la demolición de casas palestinas y el desplazamiento de una población cada vez más pobre por la expropiación de recursos.

Según Betselem, hasta finales de junio de este año, Israel demolió 168 viviendas en Cisjordania, dejando sin hogar a 740 palestinos, de ellos 384 menores.

En algunas comunidades, los residentes han visto su hogar demolido más de una vez.

En todo 2015 Israel destruyó 125 hogares, dejando sin hogar a 496 palestinos, de ellos 287 menores.

Israel sostiene que se trata de viviendas construidas por los palestinos sin el permiso de la autoridad militar en la zona, en tanto que los palestinos y los organismos internacionales denuncian que se ven obligados a hacerlo así porque no se les conceden permisos de construcción como para afrontar el crecimiento demográfico.

Acusan además a Israel de asfixiar económicamente a esta población con las restricciones de movimiento y de acceso a recursos tan básicos como el agua para su propio consumo y el regadío de sus campos.

Betselem agrega que desde 2006, Israel ha destruido por lo menos 1.113 hogares de palestinos en Cisjordania. Estas medidas han dejado sin hogar a 5.199 personas de las que 2.602 eran menores.

La mayoría de las demoliciones han tenido lugar en comunidades alejadas y marginales, que Israel muchas veces no reconoce como tales, en el Valle del Jordán, en las colinas del sur de Hebrón y en una zona al este de Jerusalén conocida como E1, todas ellas dentro del mapa de mayor interés de los colonos judíos.

"Estas demoliciones no incluyen las casas demolidas como castigo colectivo a las familias de palestinos que perpetraron ataques contra israelíes", Betselem subraya.

Y asegura que las demoliciones son parte "de una más amplia política israelí en las zonas C", que representa 60% de Cisjordania, que consiste en "servir a los intereses israelíes"

"De esta forma, Israel actúa para crear hechos en el terreno y una realidad que será difícil de cambiar en un futuro acuerdo", explica Betselem sobre la presunta intención de Israel de anexionarse ese territorio.

Las autoridades israelíes demolieron más viviendas palestinasen Cisjordania en el primer semestre de 2016 que durante todo 2015, alertó hoyla organización israelí de derechos humanos Betselem.

En uninforme de cara a un debate que tendrá lugar en el Parlamento israelí elpróximo miércoles sobre la situación en las llamadas ‘zonas C’ de Cisjordania, la ONG indica que de enero ajunio Israel ha demolido más casas que cualquier año de la última década, conla excepción de 2013.

"Elnúmero de viviendas demolidas en el último medio año es mayor que en cualquieraño de la última década, con la excepción de 2013, en el que fue ligeramentesuperior, 175", afirma la ONG.

Las ‘zonas C’ del territorioocupado de Cisjordania son aquellas que quedaron bajo exclusivo control israelítras los acuerdos de Oslo, a diferencia de las ‘A’ que controla la Autoridad NacionalPalestina (ANP) y las ‘B’ que son de jurisdicción compartida.


Laconferencia en el Parlamento, titulada "Expulsión y anexión: ¿Qué estáocurriendo en la zona C?", ha sido convocada por cuatro diputados deizquierdas, entre ellos el líder de la Lista Árabe Unida, Ayman Odeh, y la laborista Ksenia Svetlova.

Distintosorganismos internacionales han advertido repetidamente de la políticacolonizadora de Israel en esa zona de Cisjordania, territorio ocupado desde1967, y contra la demolición de casas palestinas y el desplazamiento de unapoblación cada vez más pobre por la expropiación de recursos.

SegúnBetselem, hasta finales de junio de este año, Israel demolió 168 viviendas enCisjordania, dejando sin hogar a 740 palestinos, de ellos 384 menores.

Enalgunas comunidades, los residentes han visto su hogar demolido más de una vez.

En todo2015 Israel destruyó 125 hogares, dejando sin hogar a 496 palestinos, de ellos287 menores.

Israelsostiene que se trata de viviendas construidas por los palestinos sin elpermiso de la autoridad militar en la zona, en tanto que los palestinos y losorganismos internacionales denuncian que se ven obligados a hacerlo así porqueno se les conceden permisos de construcción como para afrontar el crecimientodemográfico.

Acusanademás a Israel de asfixiar económicamente a esta población con lasrestricciones de movimiento y de acceso a recursos tan básicos como el aguapara su propio consumo y el regadío de sus campos.

Betselemagrega que desde 2006, Israel ha destruido por lo menos 1.113 hogares depalestinos en Cisjordania.

 

Estas medidas han dejado sin hogar a 5.199 personas de lasque 2.602 eran menores.

Lamayoría de las demoliciones han tenido lugar en comunidades alejadas ymarginales, que Israel muchas veces no reconoce como tales, en el Valle delJordán, en las colinas del sur de Hebrón y en una zona al este de Jerusalénconocida como E1, todas ellas dentro del mapa de mayor interés de los colonosjudíos.

"(Estasdemoliciones) no incluyen las casas demolidas como castigo colectivo a lasfamilias de palestinos que perpetraron ataques contra israelíes", Betselemsubraya.

Y aseguraque las demoliciones son parte "de una más amplia política israelí en laszonas C", que representa el 60% de Cisjordania, que consiste en"servir a los intereses israelíes".

"Deesta forma, Israel actúa para crear hechos en el terreno y una realidad queserá difícil de cambiar en un futuro acuerdo", explica Betselem sobre lapresunta intención de Israel de anexionarse ese territorio.
Las autoridades israelíes demolieron más viviendas palestinas en Cisjordania en el primer semestre de 2016 que durante todo 2015, alertó hoy la organización israelí de derechos humanos Betselem.


En un informe de cara a un debate que tendrá lugar en el Parlamento israelí el próximo miércoles sobre la situación en las llamadas ‘zonas C’ de Cisjordania, la ONG indica que de enero a junio Israel ha demolido más casas que cualquier año de la última década, con la excepción de 2013.


"El número de viviendas demolidas en el último medio año es mayor que en cualquier año de la última década, con la excepción de 2013, en el que fue ligeramente superior, 175", afirma la ONG.


Las ‘zonas C’ del territorio ocupado de Cisjordania son aquellas que quedaron bajo exclusivo control israelí tras los acuerdos de Oslo, a diferencia de las ‘A’ que controla la Autoridad Nacional Palestina (ANP) y las ‘B’ que son de jurisdicción compartida.


La conferencia en el Parlamento, titulada "Expulsión y anexión: ¿Qué está ocurriendo en la zona C?", ha sido convocada por cuatro diputados de izquierdas, entre ellos el líder de la Lista Árabe Unida, Ayman Odeh, y la laborista Ksenia Svetlova.


Distintos organismos internacionales han advertido repetidamente de la política colonizadora de Israel en esa zona de Cisjordania, territorio ocupado desde 1967, y contra la demolición de casas palestinas y el desplazamiento de una población cada vez más pobre por la expropiación de recursos.


Según Betselem, hasta finales de junio de este año, Israel demolió 168 viviendas en Cisjordania, dejando sin hogar a 740 palestinos, de ellos 384 menores.


En algunas comunidades, los residentes han visto su hogar demolido más de una vez.


En todo 2015 Israel destruyó 125 hogares, dejando sin hogar a 496 palestinos, de ellos 287 menores.


Israel sostiene que se trata de viviendas construidas por los palestinos sin el permiso de la autoridad militar en la zona, en tanto que los palestinos y los organismos internacionales denuncian que se ven obligados a hacerlo así porque no se les conceden permisos de construcción como para afrontar el crecimiento demográfico.


Acusan además a Israel de asfixiar económicamente a esta población con las restricciones de movimiento y de acceso a recursos tan básicos como el agua para su propio consumo y el regadío de sus campos.


Betselem agrega que desde 2006, Israel ha destruido por lo menos 1.113 hogares de palestinos en Cisjordania.


Estas medidas han dejado sin hogar a 5.199 personas de las que 2.602 eran menores.


La mayoría de las demoliciones han tenido lugar en comunidades alejadas y marginales, que Israel muchas veces no reconoce como tales, en el Valle del Jordán, en las colinas del sur de Hebrón y en una zona al este de Jerusalén conocida como E1, todas ellas dentro del mapa de mayor interés de los colonos judíos.


"(Estas demoliciones) no incluyen las casas demolidas como castigo colectivo a las familias de palestinos que perpetraron ataques contra israelíes", Betselem subraya.


Y asegura que las demoliciones son parte "de una más amplia política israelí en las zonas C", que representa el 60% de Cisjordania, que consiste en "servir a los intereses israelíes".


"De esta forma, Israel actúa para crear hechos en el terreno y una realidad que será difícil de cambiar en un futuro acuerdo", explica Betselem sobre la presunta intención de Israel de anexionarse ese territorio.