• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Israel decide continuidad de la derecha o el cambio

El primer ministro israelí Benjamin Netanyahu preside una reunión del gabinete en Jerusalén | Foto: AP

El primer ministro israelí Benjamin Netanyahu preside una reunión del gabinete en Jerusalén | Foto: AP

Los comicios legislativos ponen a prueba la estabilidad de las facciones aliadas a Netanyahu y la capacidad de negociación de la izquierda 

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Hoy Israel podría enfrentarse a un cambio político luego de 14 años de gobiernos conservadores y del centrista Kadima. Un triunfo laborista podría abrir la posibilidad de un diálogo con los palestinos y acercarse a una eventual formación de su Estado. Sin embargo, el primer ministro, Benjamin Netanyahu, ayer fue enfático: “Si resulto electo, no habrá Estado palestino”.

Las reñidas elecciones legislativas de Israel enfrentan a Netanyahu, representante de la derecha del Likud, y la llave compuesta por los políticos Tzipi Livni e Isaac Herzog, de la Unión Sionista en la centroizquierda, quienes en caso de llegar al poder compartirían mandato de cuatro años.

Alrededor de 5,8 millones de israelíes están convocados a las urnas. Los principales temas de la campaña han sido la economía y la política exterior de Israel, debilitada desde el alejamiento de su principal aliado Estados Unidos y de otros países que han llamado a reconocer la existencia del Estado palestino.

La negociación nuclear entre Irán y la Casa Blanca, la expansión de los asentamientos de colonos israelíes y un eventual Estado palestino han puesto a Netanyahu en el aislamiento internacional, por lo que busca el voto duro de sus bases para protegerse de la amenaza palestina.

En Israel el gobierno se constituye no por el candidato más votado, sino por el partido que, con la mayoría de los sufragios, pueda  formar una coalición estable

Las encuestas dan a la Unión Sionista la mayor cantidad de escaños en la Knesset (Parlamento) con 25, y al Likud 21. “La naturaleza del sistema electoral israelí impide que en la Knesset un partido sume 61 escaños de las 120”, afirmó Esther Shabot, especialista en estudios judaícos.

El diario Haaretz reporta que el bloque del centro-laborismo encontraría a sus principales aliados en Yesh Atid, la Lista Árabe Unida y Meretz. En tanto que con Netanyahu se alinea la Casa Judía e Israel Beitenu, mientras que el centrista Kulanu es el partido más cortejado entre las dos alianzas.