• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Islamistas convocan nueva jornada de protestas

Estados Unidos aún no considera el derrocamiento de Mursi como un golpe de Estado, lo que significaría la suspensión de su ayuda a Egipto

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Grupos islamistas organizan nueva manifestaciones en apoyo al presidente destituido Mohamed Mursi. Tras una semana de la masacre frente a la sede de la Guardia Republicana, los partidarios de Mursi continúan con su acampada en la plaza de Rabea al Adauiya, al este de El Cairo.

Está previsto que las protestas convocadas para después de la ruptura del ayuno, se extiendan a las plazas de Al Nahda y Giza, en el distrito de Ramsés, y en el Puente 6 de Octubre, autopista elevada en el centro de la capital que cruza el río Nilo.

Farid Ismail, miembro ejecutivo del Partido Libertad y Justicia (PLJ), no descartó que las manifestaciones pacíficas lleguen a edificios institucionales, al palacio presidencial o a la sede de la Guardia Republicana, donde hace una semana murieron 51 personas y más de 400 resultaron heridas en choques con las fuerzas de seguridad.

Ismail subrayó que rechazan el diálogo con los militares y que para que ello se de, deben cumplir sus demandas: la restitución de Mursi, de la Constitución y de la Cámara alta del Parlamento, así como la anulación del golpe de Estado.


Intervención

Protestas convocadas por grupos islamistas en apoyo a Mursi, coinciden con la visita de William Burns, subsecretario de Estado de Estados Unidos. Se trata de la primera visita que realiza un funcionario estadounidense desde que el 3 de julio el ejército derrocara a Mohamed Mursi. Burns se reunió con el presidente interino, Adli Mansur, el primer ministro, Hazem el Beblaui, y el ministro de Defensa y jefe de las Fuerzas Armadas, general Abdel Fatah al Sisi, entre otros.

El responsable estadounidense abordó los recientes cambios en la escena política de Egipto, así como las relaciones bilaterales. Trataron la evolución de la situación en el país, donde los islamistas mantienen la presión en la calle para exigir la restitución de Mursi en el puesto. La Casa Blanca aún no ha decidido si considera el derrocamiento de Mursi como un golpe de Estado, lo que le obligaría por ley a suspender la ayuda a Egipto, que asciende a 1.500 millones de dólares anuales. Burns se entrevistó además con el premio nobel de la paz Mohamed el Baradei, que juró cargo de vicepresidente de Relaciones Internacionales.