• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Islamismo en Chechenia no amenaza a EE UU

FBI confirmó que Dzhokhar Tsarnaev, de 19 años, es el segundo sospechoso de los atentados del maratón de Boston / AFP

FBI confirmó que Dzhokhar Tsarnaev, de 19 años, es el segundo sospechoso de los atentados del maratón de Boston / AFP

Estados Unidos aumentó su escrutinio sobre la república de Chechenia a raíz del origen étnico de los hermanos Tsarnáev, sospechosos de los ataques que dejaron 3 muertos y más de 200 heridos en Boston

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El islamismo en Chechenia no presenta una amenaza creíble para la seguridad de EE UU, aseguraron este viernes expertos en la región a la Cámara de Representantes estadounidense, que ha puesto la lupa sobre esa zona a raíz del origen étnico de los hermanos sospechosos de los atentados de la maratón en Boston.

Dos subcomités de la Cámara Baja, los dedicados a Eurasia y al terrorismo, interrogaron hoy a un panel de expertos sobre la posibilidad de que esté aumentando la radicalización islamista en la república norcaucasiana rusa, y de que esa insurgencia pueda suponer una amenaza para Estados Unidos.

"Hay movimientos islámicos en la región chechena, pero éstos plantean un riesgo muy pequeño para Estados Unidos, aunque sí podrían presentar una amenaza modesta para las fuerzas armadas estadounidenses en todo el mundo", dijo en la audiencia Craig D. Albert, experto en Chechenia de la universidad de Augusta (Georgia).

"Es altamente improbable que estos individuos (que forman parte de los movimientos islámicos en Chechenia) lleven a cabo un ataque en Estados Unidos, o que planeen cualquier amenaza estratégica creíble en ese sentido", agregó Albert.

EE UU ha aumentado su escrutinio sobre la república de Chechenia, sacudida por dos guerras entre el Ejército federal ruso y la guerrilla separatista en la década de los noventa, a raíz del origen étnico de los hermanos Tsarnáev, sospechosos de los ataques que el pasado 15 de abril dejaron 3 muertos y más de 200 heridos en Boston.

Las autoridades de Chechenia han negado que los hermanos, que llegaron a EE.UU. como refugiados, tuvieran relación con la región.

Los expertos coincidieron hoy en que la vecina república de Daguestán, donde pasó varios meses en 2012 el mayor de los hermanos, Tamerlán, es "mucho más complicada" que Chechenia, en palabras del exfuncionario del Departamento de Estado y de la CIA Paul Goble.

"Estoy mucho más preocupado por los seis meses que (Tamerlán) pasó en Daguestán que por su procedencia chechena", indicó Goble.

Albert agregó que el islamismo en la región "es más una amenaza caucasiana que chechena, originada sobre todo en Daguestán".

Andranik Migranyan, un experto enviado a la audiencia por la embajada de Rusia en Washington, estuvo de acuerdo en que la situación "es mucho peor ahora en Daguestán que en Chechenia".

"Daguestán es mucho más propensa al wahabismo (una estricta versión del islam suní), que llega de Arabia Saudí, mientras que en Chechenia casi no hay actos terroristas", aseguró Migranyan.

Los congresistas se mostraron preocupados por la infiltración de extremistas islámicos saudíes en esa república vecina a Chechenia, y coincidieron en la necesidad de intercambiar más información al respecto con las autoridades rusas.

"Esta región es crítica para el futuro del mundo. Si se impregna de islamismo, cambiará el curso de la historia de una forma extremadamente negativa", indicó el republicano Dana Rohrabacher, que preside el subcomité de Europa y Eurasia.

Por su parte, el legislador republicano Ted Poe lamentó el "problema a la hora de compartir información" entre el FBI y la CIA, que abrieron sendas investigaciones a Tamerlán a petición de las autoridades rusas, pero más tarde dejaron de seguirle la pista.

"Temo que no prestaran suficiente atención a las alertas que venían desde Rusia", señaló por su parte Migranyan.

Si bien Chechenia ha recuperado en los últimos años la estabilidad, terroristas de origen chechén han perpetrado graves atentados en territorio ruso, como los ataques suicidas contra el metro de Moscú (marzo de 2010) y el aeropuerto de Domodédovo (enero de 2011), en los que murieron 40 y 37 personas, respectivamente.