• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Estado Islámico se apoderó de 2.300 vehículos blindados en Iraq

Esta grupo extremista tiene en su poder varios de los vehículos Humvee / AP

Esta grupo extremista tiene en su poder varios de los vehículos Humvee / AP

El grupo yihadista ha utilizado los sofisticados Humvee estadounidenses para perpetrar atentados suicidas

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Las fuerzas iraquíes perdieron en junio del 2014 un total de 2.300 vehículos blindados en su huida ante el avance del grupo Estado Islámico hacia Mosul, segunda ciudad del país ahora en manos de los yihadistas, reconoció este domingo el primer ministro, Haider al Abadi.

"En la caída de Mosul, perdimos numerosas armas", afirmó Abadi en una entrevista con la cadena pública Iraqiya. "Perdimos 2.300 (vehículos militares) Humvee solo en Mosul".

El precio de los vehículos varía en función de su equipamiento, pero el año pasado el Departamento de Estado estadounidense aprobó una venta posible a Iraq de 1.000 vehículos militares Humvee por un precio total de 579 millones de dólares.

Este coche militar multipropósito tiene tracción en las cuatro ruedas y está equipado con un blindaje reforzado y armas incorporadas.

Esta pérdida, extremadamente costosa para las fuerzas iraquíes, ha servido además para reforzar las capacidades del Estado Islámico.

El grupo extremista sunita logró hacerse en menos de un año con amplios territorios al oeste y norte de Bagdad, entre ellos Mosul. Este área supone la mayor parte de las regiones sunitas del país.

El Estado Islámico se hizo también con una importante cantidad de armas, de municiones y uniformes, abandonados por las fuerzas gubernamentales en su huida.

Desde entonces, el Estado Islámico utiliza los vehículos principalmente para cometer ataques suicidas.

En las últimas semanas, el ejército iraquí apoyado por milicias chiitas reconquistó parte de las provincias de Diyala y Saladino, al norte de la capital.

Sin embargo, la caída de Ramadi a mediados de mayo en manos del Estado Islámico ha supuesto un duro revés para las fuerzas gubernamentales que resistían los embates de los yihadistas desde hacía más de un año.