• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Isabel II ensalza la "mejor amistad" entre el Reino Unido e Irlanda

La Reina Isabel II cumple 62 años en el trono | Foto: Agencias

La Reina Isabel II | Foto: Agencias

Cuando Londres y Dublín están dando un paso más en el proceso de reconciliación entre ambos países, Isabel II reconoció que muchos irlandeses no fueron "apreciados" por la ciudadanía de Gran Bretaña, pero aseguró que "esos días pertenecen al pasado"

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El Reino Unido e Irlanda se están convirtiendo en "buenos vecinos" y "mejores amigos", dijo hoy la reina Isabel II en una cena organizada en honor del presidente irlandés, Michael D. Higgins, a la que también asistió el dirigente republicano y excomandante del IRA Martin McGuinness.

La soberana británica efectuó esas declaraciones durante un histórico banquete celebrado en el castillo de Windsor, en la primera jornada de la visita de cuatro días de Higgins, la primera de este tipo de un presidente irlandés al país vecino.

Cuando Londres y Dublín están dando un paso más en el proceso de reconciliación entre ambos países, Isabel II reconoció que muchos irlandeses no fueron "apreciados" por la ciudadanía de Gran Bretaña, pero aseguró que "esos días pertenecen al pasado".

La monarca recordó que la historia de Irlanda y el Reino Unido está llena de un "inevitable dolor", el cual "muchos de nosotros todavía sentimos", dijo en referencia al pasado conflicto en Irlanda del Norte.

Lord Mountbatten, su primo y el tío favorito del príncipe Carlos, fue asesinado en un atentado del ya inactivo Ejército Republicano Irlandés (IRA) perpetrado en la República de Irlanda en 1979.

"Recordaremos nuestro pasado, pero no dejaremos que entorpezca nuestro futuro", subrayó la reina en presencia del viceministro principal norirlandés, Martin McGuinnes, quien aceptó su invitación a este banquete en señal de respeto hacia la comunidad unionista de Irlanda del Norte, partidaria de la permanencia de la provincia en el Reino Unido.

Ambos ya protagonizaron una de las imágenes más impactantes del proceso de paz el 27 de junio de 2012 al darse un apretón de manos, un gesto con el que Isabel II perdonaba al representante de un partido como el Sinn Féin, formación cuyo brazo paramilitar tuvo a su familia en el punto de mira durante el pasado conflicto.

El objetivo ahora, reiteró hoy Isabel II, es "ser respetuosos" con el sentido de "nacionalidad, soberanía y tradiciones" de cada pueblo, de manera que "podamos vivir como vecinos y amigos".

Tras su discurso, la reina levantó su copa y pidió un brindis en honor de Higgins a los 160 invitados al banquete del castillo de Windsor, la residencia favorita de la monarca y en donde solo hospeda a los visitantes que ella considera más distinguidos.

El presidente, que ostenta un cargo principalmente representativo, agradeció la "hospitalidad" mostrada hacia él mismo, su esposa, Sabina, y al resto de la delegación irlandesa, entre los que se encontraban el primer ministro, Enda Kenny, el actor Jeremy Irons o el jugador de rugby Brian O'Driscoll.

"Aunque ha tardado en llegar, Su Majestad, le puedo asegurar que la primera visita de Estado de un presidente de Irlanda al Reino Unido es una señal muy clara de la calidez y madurez de la relación entre ambos países. Es algo muy digno de destacar y celebrar", dijo Higgins.

El primer viaje de un presidente irlandés a este país desde la proclamación de la independencia del Reino Unido en 1916, demuestra que "hemos avanzado desde un pasado problemático" a un "presente de respeto mutuo" y "sincera amistad", dijo el político laborista irlandés, de 73 años.

"Esa amistad -opinó- queda reflejada en los muchos asuntos de interés común en los que trabajamos juntos y nos apoyamos mutuamente. En los últimos tiempos hemos visto a nuestros Gobiernos trabajando cada vez más estrechamente en la Unión Europea y en Naciones Unidas".

La visita de Higgins, un histórico del Partido Laborista además de poeta, académico y activista por los derechos humanos, se produce tres años después de que la propia Isabel II se desplazara a Irlanda, en mayo de 2011, marcando entonces el inicio de un nuevo capítulo en la complicada relación entre ambos países.