• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Irlanda introduce nuevo impuesto para la banca

El ministro irlandés de Finanzas, Michael Noonan, aseguró que la nueva exacción para la entidades financieras generará entre 150 millones y 200 millones de euros anuales

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El Gobierno irlandés anunció este martes que aplicará a partir de 2014 una nueva tasa para todos los bancos y mantendrá el IVA reducido del turismo, dentro de unos presupuestos generales encaminados a ahorrar 2.500 millones de euros.

Según anunció el ministro irlandés de Finanzas, Michael Noonan, al presentar las cuentas de 2014, que incluyen recortes del gasto público e impuestos, la nueva exacción para la entidades financieras nacionales y para las extranjeras que operan en el país generará entre 150 millones y 200 millones de euros anuales.

Noonan confirmó que, gracias a un acuerdo de última hora, decidió mantener el Impuesto sobre el Valor Añadido (IVA) para el sector servicios en el 9 %, después de que se rebajase desde el 13,5 % provisionalmente hace dos años para impulsar este área de la economía nacional.

Este es el séptimo presupuesto austero consecutivo desde 2009, un año antes de que Irlanda solicitara en 2010 un rescate a la Unión Europea y el Fondo Monetario Internacional por 85.000 millones de euros, y el último presentado antes de que el país abandone ese programa y regrese a los mercados.

El objetivo de estos presupuestos, insistió Noonan, es alcanzar un equilibrio que permita a Dublín reducir su déficit público hasta el 4,8 % del Producto Interior Bruto (PIB) en 2014, como le exige el programa de ayuda que espera abandonar el próximo 15 de diciembre.

Reconoció, además, que las cuentas son duras pero justas y que, de hecho, la rebaja prevista de 3.100 millones de euros se ha reducido hasta 2.500 millones de euros, al tiempo que aseguró que continuará el rumbo de los recortes para asegurar una salida exitosa del programa de ayuda.

Con la reducción del gasto público, el Ejecutivo irlandés confía en ahorrar unos 2.000 millones de euros, mientras que la nueva batería de impuestos generará, según Noonan, unos 500 millones de euros en 2014.

Entre las medidas fiscales adoptadas, destaca una subida del 33 % al 41 % de la retención impuesta sobre los depósitos bancarios, para ingresar unos 70 millones de euros anuales, como forma de fomentar el consumo.

Como se esperaba, el impuesto sobre la propiedad introducido por primera vez el pasado año se duplicará en 2014, por lo que la llamada "tasa sobre mansiones" obligará a los propietarios de viviendas valoradas en más de un millón de euros a pagar cada año el 0,50 % de su valor, mientras que para el resto será del 0,36 %.

Tampoco variará la tasa del 12,5 % del impuesto sobre sociedades, a pesar de que los socios europeos consideran que es demasiado bajo y lo tachan de competencia desleal, mientras que Dublín insiste en que es clave para mantener las multinacionales en el país y atraer inversores.

Aunque Noonan no reveló aún las cifras finales del recorte, se estima que la partida de Sanidad volverá a ser reducida en 2014 en unos 180 millones o 200 millones de euros.

Por contra, el Gobierno concederá a partir del próximo año consultas gratuitas en los médicos de cabecera a todos los menores de 5 años, una medida de la que se beneficiarán unas 240.000 familias y que costará al Estado unos 40 millones de euros anuales.

Asimismo, el sistema de bienestar social se verá afectado por un recorte de entre 140 millones y 150 millones de euros, lo que se traducirá, por ejemplo, en una rebaja considerable de las prestaciones por desempleo para los menores de 25 años.

A los jubilados no se les tocarán las pensiones ni casi todos los beneficios para el transporte gratuito, si bien se suprimirá la dotación de 9,50 euros mensuales que reciben para pagar la factura del teléfono.

En Educación, los estudiantes universitarios verán incrementadas las tasas de inscripción en 250 euros anuales.

Según Noonan, los nuevos presupuestos ayudarán a que el PIB irlandés crezca un 2 % en 2014, cuando el déficit podría situarse en el 4,8 %, hasta alcanzar un 2,9 % en 2015, en línea con las directrices marcadas por Bruselas.