• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Irán dice que necesita construir 30.000 centrifugadoras de uranio más

El objetivo es dejar de alimentar la planta de Busher con combustible comprado a Rusia y alcanzar la capacidad de producir 20.000 megavatios de electricidad a través de la energía nuclear en un periodo de 20 años

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Irán necesita construir 30.000 centrifugadoras de uranio más para cubrir las necesidades de combustible de su central de energía nuclear, declaró el presidente de la Organización de Energía Atómica de Irán (OEAI), Alí Akbar Salehí, informó hoy la agencia de noticias iraní ILNA.

"Para que la instalación de Natanz alcance a cubrir las necesidades anuales de (la planta de energía nuclear de) Busher debe tener 50.000 centrifugadoras de primera generación. Actualmente, tenemos 20.000, pero solo 9.000 de ellas en funcionamiento", señaló Salehí.

"Ahora tenemos que construir 30.000 máquinas más para que la instalación de enriquecimiento de Natanz" produzca lo suficiente, dijo el responsable del programa atómico iraní.

El objetivo es dejar de alimentar la planta de Busher con combustible comprado a Rusia y alcanzar la capacidad de producir 20.000 megavatios de electricidad a través de la energía nuclear en un periodo de veinte años, precisó.

"Hasta ahora hemos producido entre siete y ocho toneladas de uranio enriquecido, pero para suministrar la planta de energía de Busher durante un año necesitamos que 50.000 máquinas produzcan 30 toneladas de uranio enriquecido. Todavía estamos a ocho años de lograr cubrir la demanda anual", señaló.

Salehí también señaló que Irán pretende reemplazar las centrifugadoras de primera generación de Natanz por otras de cuarta generación que son quince veces más potentes, informó la emisora estatal de radio iraní VIRI.

Entre los planes está también la construcción de "cinco o seis" nuevas plantas de energía nuclear.

En cuanto al uranio enriquecido al 20 % que se emplea en el reactor nuclear de Teherán, Salehí señaló que las existencias actuales podrán cubrir las necesidades durante tres años si este opera a su capacidad máxima.

Tras diez años de crisis con la comunidad internacional a cuenta de su programa nuclear, Irán trata de alcanzar un pacto que acabe con los temores que este genera y ponga fin a las sanciones a la República Islámica.

Las principales potencias mundiales temen que Irán utilice su programa atómico para desarrollar armas nucleares, acusación que Teherán niega al tiempo que defiende su derecho a desarrollar energía nuclear para usos pacíficos.