• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Irán y Rusia firmarán acuerdo para la construcción de dos plantas nucleares

El presidente del Organismo de Energía Atómica de Irán, Alí Akbar Salehí, viajará a finales de agosto a Moscú para suscribir los contratos comerciales y los protocolos, precisó el portavoz de esa institución, Behruz Kamalvandí

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Irán y Rusia firmarán a finales de agosto próximo un acuerdo para la construcción de otras dos plantas de energía nuclear, junto a la de Bushehr, en el sur del país, informó hoy la agencia oficial de noticias iraní, IRNA.

El presidente del Organismo de Energía Atómica de Irán, Alí Akbar Salehí, viajará a finales de agosto a Moscú para suscribir los contratos comerciales y los protocolos, precisó el portavoz de esa institución, Behruz Kamalvandí.

Kamalvandi explicó que se han mantenido negociaciones para revisar los aspectos técnicos y comerciales con el vicepresidente de la agencia atómica rusa Rosatom para Asuntos Internacionales, Nikolai Sapssky, quien llegó ayer a Teherán para debatir los detalles del acuerdo.

"En estas negociaciones se resolvió la mayoría de los temas relativos a aspectos técnicos y comerciales, pero faltan algunos puntos que precisan un mayor estudio", agregó Kamalvandi.

Señaló que "el protocolo correspondiente que debe ser firmado por responsables de la energía atómica de Irán y Rusia ya ha sido preparado y aprobado por la vicepresidencia jurídica".

Según el portavoz, posiblemente la construcción de las dos centrales de energía nuclear comenzará en el corriente año persa, que finaliza el 20 de marzo.

Las plantas, puntualizó Kamalvandi, tendrán una capacidad de mil megavatios y funcionarán con sistemas de osmosis inversa.

La actual central nuclear de Bushehr cuenta también con una potencia de mil megavatios y comenzó a construirse en la década de los setenta con ayuda alemana, pero el proyecto se interrumpió tras el triunfo de la Revolución Islámica en 1979 y no se reanudó hasta febrero de 1998, tras firmarse un acuerdo con el consorcio ruso Atomstroyexport.

Su construcción se prolongó durante años debido a la oposición occidental, que teme que Teherán esconda en su programa nuclear intenciones militares.

La planta entró en funcionamiento en agosto de 2010 y fue conectada a la red eléctrica nacional un mes más tarde con una potencia de unos 60 megavatios y alcanzó su pleno rendimiento en junio de 2013.

Teherán afirma que necesita ampliar sus centrales nucleares para hacer frente a una demanda energética de alrededor de 20.000 megavatios y, en la actualidad, negocia con las potencias occidentales una mayor transparencia para aclarar las dudas que genera su programa atómico.