• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Kerry: Estados Unidos ofrece liberar una parte de activos iraníes

 La idea es que los iraníes vean que vale la pena revisar su programa nuclear, señala Kerry | AP

La idea es que los iraníes vean que vale la pena revisar su programa nuclear, señala Kerry | AP

Por las sanciones, Irán tiene 45.000 millones de dólares congelados en bancos de todo el mundo

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El secretario de Estado de Estados Unidos, John Kerry, reveló por primera vez que Estados Unidos ofrece liberar una mínima parte de activos iraníes congelados en cuentas bancarias.

Kerry dijo que a causa de las sanciones, Irán tienen 45.000 millones de dólares congelados en bancos de todo el mundo a los que no pueden acceder. "De lo que estamos hablando es de liberar una mínima parte de eso porque tenemos que hacer algo para que a ellos les valga la pena decir sí, revisaremos nuestro programa, lo bloquearemos en su estado actual e incluso daremos marcha atrás", agregó el diplomático.

En momentos en que el secretario de Estado intenta persuadir a legisladores estadounidenses de las bondades de un acuerdo con Irán para detener su programa nuclear, insistió en que se mantendrá 95% o más de las actuales sanciones. Antes de que las condenas comenzaran a hacer sentirse, Teherán obtenía entre 110.000 y 120.000 millones de dólares anuales en concepto de ventas de petróleo.

Tiempo. El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, pidió al Congreso dar tiempo a Irán para que demuestre su seriedad en las negociaciones nucleares y retrasar mientras tanto la imposición de nuevas sanciones, porque Washington no perderá nada en caso de que el intento diplomático fracase. "Si de verdad tomamos en serio la posibilidad de resolver esto diplomáticamente no hay ninguna necesidad de que añadamos nuevas sanciones además de las que ya son muy efectivas", dijo Obama en una comparecencia en la Casa Blanca.

Aseguró que las negociaciones del Grupo 5+1, que tomaron fuerza el pasado fin de semana en Ginebra, ofrecen la posibilidad de un acuerdo temporal por el que Irán tendría el tiempo y el espacio necesarios para probar si están preparados para resolver este asunto de forma satisfactoria para la comunidad internacional.

"Si no pueden cumplir con el acuerdo, las sanciones pueden volver a implementarse", aseguró Obama. El mandatario reiteró que mantiene todas las opciones sobre la mesa para asegurarse de que Irán no logre crear un arma nuclear, pero disuadió al Congreso de optar por la vía bélica porque las opciones militares siempre son complicadas, y además tienen consecuencias imprevistas.

Desde el otro lado. Irán parece dispuesto a ceder a las exigencias internacionales y ha congelado la expansión de su programa nuclear, aunque no ha suspendido sus elementos más sensibles, tal como pide el Consejo de Seguridad de la Organización de Naciones Unidas.

Según un informe de la Agencia Internacional de Energía Atómica difundido ayer, solo cuatro centrifugadoras de enriquecimiento de uranio están operando en la planta de Natanz. En Fordo no se agregaron nuevas máquinas, pero la producción de uranio enriquecido a 5% y a 20% se mantuvo en un nivel similar, anunció el reporte. Añadió que Irán tampoco ha puesto a funcionar ninguna centrifugadora IR-2M de nueva generación y que ningún tipo de componentes de importancia han sido instalados en el reactor construido en Arak.

Las centrifugadoras IR-2M están en la mira de la comunidad internacional porque en teoría reducen el tiempo que necesita Irán para producir suficiente uranio enriquecido apto para la fabricación de una bomba nuclear. Se teme que el reactor de Arak pueda proveer a Irán con plutonio, alternativa al uranio para la fabricación del armamento, cuando esté terminado y en funcionamiento, en un plazo de 12 o 18 meses.

El informe, el primero desde que el presidente iraní Hassan Rohani se posesionó en agosto, fue difundido antes de una nueva ronda de negociaciones entre Irán y las potencias mundiales en Ginebra que será la semana próxima.

Tras tres días de arduas negociaciones, en las que participaron el secretario de Estado de Estados Unidos y otros ministros de Relaciones Exteriores, concluyeron sin acuerdo en la madrugada del domingo. Estados Unidos, China, Rusia, Gran Bretaña, Francia y Alemania quieren que Irán de marcha atrás a todo su programa nuclear.