• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Irán y EE UU se dan un respiro en difíciles negociaciones nucleares

El secretario de Estado estadounidense, John Kerry, ofreció una rueda de prensa tras la reunión con el ministro de Exteriores iraní, Javad Zarif / EFE

El secretario de Estado estadounidense, John Kerry, ofreció una rueda de prensa tras la reunión con el ministro de Exteriores iraní, Javad Zarif / EFE

Las partes se volverán a reunir del 15 al 20 de marzo para avanzar en las conversaciones 

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Los equipos de Irán y Estados Unidos que negocian el programa nuclear iraní se separaron hoy después de más de diez horas de reuniones a lo largo de tres días, durante las que hubo avances que, sin embargo, no fueron suficientes como para anticipar que un acuerdo es inminente.

La decisión del ministro de Asuntos Exteriores iraní, Javad Zarif, y del secretario de Estado estadounidense, John Kerry, de volver a encontrarse del 15 al 20 de marzo evidencia que todos ven que un compromiso es posible, pero que todavía quedan varios capítulos difíciles y complejos por cerrar.

Kerry y Zarif también dirigirán personalmente esa ronda negociadora, la novena que celebrarán desde que empezó este año.

Fuentes de ambas partes coincidieron en que las negociaciones fueron productivas y que se avanzó, aunque todavía hay asuntos difíciles que resolver.

"Hubo progresos, pero queda mucho trabajo por delante”, dijo escuetamente Zarif a su salida del hotel de la localidad suiza de Montreux donde tuvieron lugar las reuniones.

En términos similares se pronunció una fuente estadounidense que participa en el proceso: "Hemos hecho algunos progresos, pero todavía hay muchos retos".

El acuerdo que se negocia busca garantizar que Irán no podrá desarrollar su tecnología nuclear más allá del nivel actual y que, de empezar a hacerlo, requeriría al menos un año entero para conseguirlo.

Todo ello acompañado de controles estrictos por parte de expertos internacionales, con los que Irán deberá cooperar plenamente.

Esas restricciones, según el planteamiento estadounidense, deben regir durante diez años, una condición en la que persisten las discrepancias tras haber sido rechazada oficialmente por Irán.

Según fuentes iraníes, Irán ha mencionado en la mesa de negociaciones que podría aceptar seis años de moratoria.

Otro tema que se ha convertido en una traba en estas negociaciones son las sanciones económicas que Occidente mantiene contra Irán y que este país insiste deben ser levantadas por completo en cuanto entre en vigor un eventual acuerdo.

El equipo negociador estadounidense mantiene su posición de que la retirada de las sanciones debe ser progresiva, conforme Irán demuestra su voluntad de cumplir con cada uno de los compromisos que asuma.

Según fuentes iraníes, EE UU ha dicho en las negociaciones que estaría dispuesto a empezar por el levantamiento de las sanciones bancarias, que son las que más que más pesan a Irán.

Las sanciones bloquean igualmente las exportaciones de petróleo de Irán a Europa, lo que convierte a la India, Japón y China en sus principales compradores.

La ronda de negociaciones que finalizó hoy generó gran expectativa al haber coincidido con una campaña liderada por el primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu, contra un eventual acuerdo con Irán.

Netanyahu pronunció ayer un discurso en el Congreso estadounidense, en el que denunció que las condiciones que se plantean a Irán le benefician y dejan abierto el camino para que desarrolle tecnología nuclear con fines bélicos al término de los diez años de moratoria que Washington busca imponerle.

Esta ronda de negociaciones entre Irán y EE UU ha precedido a una reunión que sostendrá mañana, a nivel de viceministros, la delegación iraní con los países del G5+1 (EEUU, Reino Unido, Francia, Rusia y China, más Alemania) en Montreux.

Kerry viajará hoy a Arabia Saudí, donde se reunirá con autoridades de los países árabes para darles garantías de que el acuerdo que negocia con Irán es positivo para ellos y no será origen de mayor inestabilidad en la región.

El viernes, John Kerry realizará una visita de un día a Londres y el sábado estará en París, donde se reunirá con los ministros de Asuntos Exteriores de Alemania, Reino Unido y Francia.