• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Insulza llega a Cuba en una visita histórica

Insulza llega hoy a Cuba en una visita histórica de difícil impacto práctico | AP

Insulza llega hoy a Cuba en una visita histórica de difícil impacto práctico | AP

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El secretario general de la OEA, José Miguel Insulza, llega hoy a La Habana para asistir a la Cumbre de la Celac, en una visita histórica que, pese a su simbolismo, difícilmente se traducirá en una pronta reintegración de Cuba en el organismo, según analistas y fuentes cercanas a la organización.

Cuando aterrice en La Habana procedente de Honduras, donde asistió a la toma de posesión del nuevo presidente hondureño, Juan Orlando Hernández, Insulza se convertirá en el primer titular de la Organización de Estados Americanos (OEA) que visita la isla en más de medio siglo.

La organización ha evitado cualquier especulación sobre el significado de la visita, que marcará además el primer contacto oficial entre la OEA y Cuba desde que ese país fue suspendido del organismo en 1962, y sobre la posibilidad de que pueda dar pie a un acercamiento que, hasta ahora, la isla ha rechazado de pleno.

No obstante, fuentes diplomáticas vinculadas a la OEA recuerdan que Cuba "no tiene mucho interés" en reintegrarse en el organismo hemisférico, y en cambio sí ha expresado su voluntad de participar en otro proceso regional: el de las Cumbres de las Américas, que reúnen a los presidentes del continente cada tres años.

"La invitación (a Insulza) está más relacionada con el proceso de la Cumbre de las Américas que con reintegrarse en la OEA", señalaron a los periodistas esas fuentes, que pidieron el anonimato.

Insulza, por su parte, "es consciente de que puede mediar" en el debate regional sobre la posibilidad de que Cuba participe en la próxima Cumbre de las Américas, que se celebrará en Panamá en 2015, "y de que si no se resuelve el tema de Cuba, esa cumbre puede fracasar", indicaron.

La OEA levantó en junio de 2009 la suspensión a la participación de Cuba en el organismo, pero desde entonces el Gobierno cubano ha rechazado iniciar el diálogo necesario para reintegrarse en la organización.

El canciller cubano, Bruno Rodríguez, reiteró el pasado viernes que su país "no regresará" a la OEA y aseguró que la invitación cursada a Insulza obedece meramente a un acto de "cortesía diplomática" que Cuba hace en calidad de secretario pro témpore de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac).

Según Michael Shifter, presidente del centro de estudios Diálogo Interamericano, Rodríguez ha resumido de antemano lo que se puede esperar de la visita de Insulza: un gesto "simbólico" que no resultará en cambios reales.

"No hay señales de que Cuba esté atravesando reformas políticas serias o esté interesada en satisfacer las condiciones dispuestas en la Asamblea General de la OEA en 2009 para ser un miembro activo de la OEA", dijo hoy Shifter a Efe.

"Insulza viajará a Cuba para asistir a la cumbre de la Celac y volverá a Washington, pero las cosas no habrán cambiado mucho", pronosticó el analista. "Hay un camino muy largo por delante antes de que se resuelvan las diferencias políticas de base entre Washington y La Habana", agregó.

El Gobierno estadounidense no ha reaccionado hasta ahora a la visita de Insulza, pero Shifter cree que esa noticia "no ha sentado demasiado bien en algunos legisladores de línea dura en el Congreso estadounidense, y es improbable que fuera recibida con entusiasmo en la Administración (del presidente Barack) Obama".

Estados Unidos y Canadá se oponen a la participación de Cuba en el proceso de Cumbres de las Américas, y exigen que se inicie una transición a la democracia en la isla antes de que se le permita asistir a la cita regional.

La decisión de Insulza de aceptar la invitación, pese a la polémica que pudiera generar, responde a su voluntad de "ser un actor en un asunto crítico" para el continente, en un momento en que se acerca el final de su mandato como titular de la OEA, de acuerdo con Shifter.

"Desde que se convirtió en secretario general, Insulza ha intentado por todos los medios encontrar maneras de reintegrar a Cuba en las relaciones regionales", sostuvo Shifter.

Si bien no es probable que Insulza logre avances claros sobre el regreso de Cuba a la OEA, el experto sí ve "previsible" que se reúna allí con funcionarios cubanos, un paso que puede ayudar a rebajar tensiones acumuladas durante décadas e impulsar a una organización que busca reafirmar su liderazgo frente a foros como la Celac.