• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Inspector general de la CIA dejará su cargo a final de mes

David Buckley abandonará el cargo "para buscar oportunidades en la empresa privada"

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El inspector general de la CIA, David Buckley, que investigó el escándalo de espionaje de esa agencia al Senado estadounidense, abandonará su cargo a finales de enero, informó hoy la propia institución en un comunicado.

Buckley, que ha ocupado ese puesto de investigación interna de la agencia de espionaje estadounidense durante los últimos cuatro años, abandonará el cargo "para buscar oportunidades en la empresa privada", informó la CIA en su comunicado.

Según fuentes de la CIA citadas por el diario The Wall Street Journal, la renuncia de Buckley venía gestándose desde hacía meses.

Buckley llevó a cabo una investigación interna sobre un escándalo que enfrentó a la CIA y al Congreso por la investigación de sus procedimientos de detención y tortura de sospechosos de terrorismo.

En marzo pasado, la presidenta del Comité de Inteligencia del Senado, la demócrata Dianne Feinstein, denunció que la CIA penetró en las computadoras del comité para buscar documentos de una investigación que llevaba a cabo sobre los métodos de interrogatorio de la agencia de espionaje y que intentó impedir su publicación.

El informe del Senado, fruto de una investigación de más de cinco años, fue finalmente publicado en diciembre pasado y aseguraba que la CIA llevó a cabo prácticas de interrogatorio "más brutales" y menos efectivas de lo que había admitido en los años posteriores a los atentados terroristas del 11 de septiembre de 2001.

La investigación de Buckley confirmó que de hecho, hubo una intromisión por parte de personal de la agencia de espionaje en los ordenadores de los miembros del Comité, y repudiaba las acusaciones de la CIA de que los empleados del Senado habían hecho un uso inapropiado de documentos clasificados.

Al conocerse el informe del Senado, el director de la CIA, John Brennan, defendió la legalidad de los métodos de interrogatorio aplicados a los sospechosos de terrorismo tras el 11-S, y aunque admitió prácticas "abominables", dijo que no se podía saber si la "valiosa" información obtenida fue gracias a esas técnicas.

Buckley, cuya investigación generó indignación tanto entre los demócratas como entre los republicanos, envió sus resultados al Departamento de Justicia, sin que de momento haya tenido consecuencias penales para ningún miembro de la CIA.

Se espera que el subinspector general, Christopher Sharpley, ocupe el puesto de Buckley una vez que renuncie y hasta que el presidente Barack Obama designe un sustituto que, como requiere este cargo, deberá recibir la aprobación del Senado.