• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Ingeniero colombiano crea prótesis con impresión 3D para niños sin manos

El experto trabaja en particular con niños entre tres y diez años, porque a estas edades se logra un porcentaje muy alto de adaptación. | Foto: tecno.americaeconomia.com

El experto trabaja en particular con niños entre tres y diez años, porque a estas edades se logra un porcentaje muy alto de adaptación. | Foto: tecno.americaeconomia.com

Las prótesis del bogotano Cristian Silva son perfectamente funcionales y tienen un valor que oscila entre 100 y 500 dólares

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Christian Silva es un ingeniero colombiano que fabrica prótesis a través de impresiones 3D. Empezó a hacerlas con 250.000 pesos de su propio bolsillo, para ayudar a personas con discapacidad, según un reportaje publicado por la agencia de noticias de la Universidad Nacional de Colombia.

Su trabajo surgió como la tesis de pregrado en Ingeniería Mecatrónica de la Universidad Nacional de Colombia y ha beneficiado hasta ahora a una decena de niños que nacieron con alguna malformación en su brazos, proporcionándoles la posibilidad de tener un desarrollo normal y busca apoyo para poder ayudar a muchos más.

La mano mecánica se apoya en un mecanismo de poleas. Su diseño se realiza mediante un prototipo estable y de fácil colocación. Está construida con una impresora 3D, lo que hace que el costo sea mínimo, además su funcionalidad es comparable con la de las prótesis mioeléctricas que se venden en el mercado a un costo 200 veces superior, es decir, de 20.000 a 40.000 dólares aproximadamente.

Las prótesis del bogotano Cristian Silva son perfectamente funcionales y tienen un valor que oscila entre 100 y 500 dólares, lo cual se puede transformar en una verdadera revolución.

El experto trabaja en particular con niños entre tres y diez años, porque a estas edades se logra un porcentaje muy alto de adaptación.

A pesar de ello, ese no es un requisito exclusivo, pues también se pueden beneficiar personas en etapa laboral.

"Aquí entran varios componentes, el componente psicológico, los niños se ven completos y su autoestima crece, lo hemos visto con los niños a los que se les ha adaptado la prótesis, también está la parte del poder manipular objetos, ellos ya pueden servirse por ellos mismos, tienen una autonomía en su diario vivir", dijo el ingeniero colombiano.

Hoy, 30 pacientes hacen parte de la lista que esperan una mano altruista, como la de Cristian Silva, quien a su vez espera una ayuda del Estado o de la empresa privada para poder beneficiar a otros niños con malformaciones congénitas y también a víctimas de minas antipersonas que han quedado mutiladas.