• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Infanta Cristina en el banquillo por corrupción

El tribunal español determinará si debe ser juzgada y declarar junto con los demás acusados, entre ellos su marido Iñaki Urdangarín

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Cristina de Borbón, hermana de Felipe VI, y su marido Iñaki Urdangarín se sientan hoy en el banquillo de los acusados por la trama del caso Noos, que juzga la actividad de la fundación presidida por el cuñado del rey y el presunto desvío de 6,6 millones de dólares de fondos públicos.

Es la primera vez que un miembro de la familia real española es sometido a juicio, en este caso por corrupción. La infanta está imputada por su presunta cooperación en los delitos fiscales de su marido, que a su vez está acusado de tráfico de influencias, malversación, prevaricación, fraude, estafa, falsedad, delitos contra Hacienda y blanqueo de capitales.

Junto con Cristina y Urdangarín se sentarán en el banquillo otros 16 acusados, entre ellos el ex presidente de la región de Baleares Jaume Matas. El Instituto Noos operaba como una fundación sin fines de lucro presidida por el cuñado del rey  entre 2003 y 2006.

Según la Fiscalía, para adueñarse de los fondos públicos que ingresaban a nombre del instituto Urdangarín y su socio se valían presuntamente de un entramado formado por empresas de su propiedad que drenaban el dinero hacia sus propios patrimonios. La infanta era titular con su marido de Aizoon, la firma que usó Urdangarin para supuestamente desviar los fondos a su cuenta personal. La defensa de su esposa alega que ella estaba completamente al margen de la dirección y gestión cotidiana de la compañía y que se limitó a rubricar sin pedir explicaciones los documentos que le presentaron.

Una vez se celebre la vista, el tribunal de Palma, capital de las Baleares, tendrá varias semanas para dirimir si la hermana del rey debe ser juzgada y declarar junto con los demás acusados a partir del 9 de febrero. Son tres las magistradas encargadas de este mediático caso, Samantha Romero, Eleonor Moyá y Rocío Martín; entre todas suman 32 años de carrera judicial y tienen experiencia en casos de corrupción.