• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

La India respira aliviada con el debilitamiento del ciclón Phailin

Tras realizar una de las mayores evacuaciones de su historia, la India respira aliviada después de que el ciclón Phailin haya reducido mucho su intensidad a su paso por el país, donde causó al menos ocho muertos y algunos daños materiales

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

"Creo que hemos tenido éxito en minimizar la pérdida de vidas", se felicitó en declaraciones a la prensa Navin Patnaik, el jefe de Gobierno de Orissa, el Estado indio más afectado y por el que en la noche del sábado irrumpió la tormenta. Citado por los medios indios, el vicejefe de la Autoridad Nacional de Gestión de Desastres, Shashidar Reddy, dijo que, de momento, ocho personas, siete de ellas en Orissa y una en el vecino Estado de Andhra Pradesh, han muerto por los estragos del Phailin.

Otras seis más habían fallecido ayer, antes de la llegada del ciclón en sucesos relacionados con las adversas condiciones meteorológicas como la caída de árboles y postes eléctricos. Según una fuente del departamento de control del Gobierno de Orissa, "la vida ya está regresando a la normalidad" en la región, en la que el tiempo "está nublado" y habrá "intensas precipitaciones" en las próximas horas.

"Estamos realizando una evaluación de los daños", explicó Shivari, que agregó que finalmente 900.000 personas de once distritos de Orissa fueron evacuadas de zonas sensibles. Según distintos medios locales, la tormenta ha provocado a su paso desperfectos en algunas viviendas e infraestructuras, y la interrupción del suministro eléctrico en varias áreas, así como parte del servicio de trenes y vuelos.

Los daños en los cultivos han sido la principal huella de Phailin en Andhra Pradesh, donde la Administración también optó por trasladar a lugares más seguros a unas 130.000 personas. "Muchos de los evacuados están regresando o regresarán hoy y el resto lo hará mañana", dijo el jefe de la Comisión regional de Gestión de Desastres, T. Radha. Radha confirmó que una persona perdió la vida al quedar aplastada por un muro que se derrumbó y detalló que "no ha habido grandes daños" en el Estado, donde solo un distrito se ha visto afectado.

El ciclón Phailin ha copado desde finales de esta semana los informativos de las televisiones indias, que han desplegado un alto número de enviados especiales sobre el terreno, con coberturas periodísticas espectaculares en las que los reporteros hacían frente a viento y lluvia con agonía o se introducían en áreas inundadas.

Algunas fuentes oficiales incluso compararon la potencialidad de la tormenta con el huracán Katrina que en 2005 devastó EE UU, aunque finalmente no se ha cumplido este pronóstico. El jefe del Departamento Meteorológico de la India, L.S. Rathore, explicó hoy en una rueda de prensa en Nueva Delhi que el ciclón perdió rápidamente intensidad poco después de tocar anoche la costa del gigante asiático, en la Bahía de Bengala.

Según Rathore, a mediodía local del domingo la tormenta apenas tenía en su epicentro unos vientos de entre 100 y 110 kilómetros por hora, la mitad de la velocidad que cuando entró en territorio indio. En otros puntos del país más alejados del epicentro la intensidad de la tormenta se redujo ostensiblemente y la proyección es que lo siga haciendo gradualmente en la próximas horas, en las que se esperan lluvias en varias regiones del país asiático.

El fenómeno ha probado en todo caso la solvencia con la que las autoridades de la India han actuado ante una catástrofe natural en esta ocasión, siendo capaces de gestionar una evacuación masiva, que algunos medios califican como la mayor en 23 años. No en vano, uno de los mayores ciclones de la historia india ya había provocado en 1999 la pérdida de cerca de 10.000 vidas en Orissa.