• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

La India sigue a la cabeza de países afectados por el trabajo infantil

El país tiene aproximadamente 50 millones de niños trabajadores / Foto Archivo

Cuenta con aproximadamente 50 millones de niños trabajadores / Foto Archivo

168 millones de menores son explotados en el mundo

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Con aproximadamente 50 millones de niños trabajadores, la India es el país del mundo con mayor incidencia de empleo infantil, una cifra que se redujo en diez millones en los últimos años, según cálculos de las ONG.

El Gobierno asegura que la caída fue todavía mayor, al pasar de los doce millones de menores explotados que el país registraba en 2004 a los 5 millones de la actualidad.

Este jueves es el Día Internacional contra el Trabajo Infantil y 168 millones de menores sufren explotación en el mundo.

"Recuerdo que cuando comencé a luchar en contra de la explotación infantil hace unos 20 años la cifra global alcanzaba los 250 millones de niños y ha bajado hasta los 168 millones", dijo el presidente de la Marcha Global contra el Trabajo Infantil, Kailash Satyarthi.

La mayoría de los niños que trabajan en la India, cerca de 60%, se dedican al sector de la agricultura. Otros muchos trabajan en la producción de objetos como zapatos y alfombras, los cuales son utilizados principalmente por los europeos y estadounidenses.

En la India y en otras economías de rápido crecimiento donde la clase media se expande a gran velocidad, la población requiere empleados domésticos "baratos y dóciles" y "los trabajadores más baratos y dóciles son los niños", recalca Satyarthi.

Uno de los aspectos que más preocupa a la ONG es el de la prostitución, ya que calcula que entre seis y nueve millones de niñas son obligadas a ejercerla en todo el país. Por norma general, los menores indios son captados por traficantes que los venden a agencias de empleo a cambio de grandes sumas de dinero.

El aumento de la inversión en educación, la creciente concientización social, las iniciativas judiciales y el papel de los medios de comunicación han favorecido, a juicio del presidente de la Marcha Global, a la reducción de la explotación infantil. Pese a este descenso, muchos millones de menores siguen siendo forzados cada día a trabajar a cambio de salarios mínimos o nulos, y en condiciones infrahumanas.