• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Indefinición programática e ideológica pasó factura a Marina Silva

El electorado decidió no respaldar a la dirigente conservadora | Foto EFE

El electorado decidió no respaldar a la dirigente conservadora | Foto EFE

La candidata recibió fuertes críticas de sus contrincantes, quienes subestimaron la posibilidad de que asumiera la primera magistratura y en vista de la caída de su popularidad enfilaron  baterías contra la ambientalista  

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La indefinición programática e ideológica pasó factura a la candidata del Partido Socialista Brasileño, Marina Silva, quien de favorita en agosto, según las encuestas, quedó sorpresivamente en el tercer lugar (21,3%) en las elecciones presidenciales realizadas el domingo en Brasil y que concluyeron con la convocatoria a una segunda vuelta el 26 de este mes.

 “Los electores prefirieron irse por el camino seguro y darle sus votos a Aécio Neves (del Partido de la Socialdemocracia Brasileña con 33,9%) y a la actual mandataria Dilma Rousseff (del Partido de los Trabajadores con 41,3%)”, expresó el internacionalista Luis Daniel Álvarez.

A Silva también la afectó no ser la apuesta política principal del PSB desde el inicio de la contienda. Sustituyó al dirigente Eduardo Campos, que falleció en un accidente aéreo pocos meses antes de las elecciones, lo que produjo serias fisuras internas en la organización debido a que muchos no estaban de acuerdo con su candidatura. “El secretario general del partido y coordinador de la campaña de  Eduardo Campos (Carlos Siquiera) abandonó sus funciones al lado de Silva por diferencias con la nueva representante”, ejemplificó Álvarez.

Silva, además, recibió fuertes críticas de sus contrincantes quienes subestimaron la posibilidad de que asumiera con éxito la primera magistratura y en vista de la caída de su popularidad, según las encuestas, enfilaron baterías contra la ambientalista. Rousseff la calificó de excesivamente conservadora, mientras que Neves recordó constantemente sus vínculos con el PT y la posibilidad de que representara la continuidad del gobierno laborista.  

Otras variables que restaron puntos a Silva fueron las continuas modificaciones al programa de gobierno divulgado por el PSB, lo que generó dudas en el electorado, sobre todo, por temas como el aborto y la homosexualidad, cuyas políticas de integración y vanguardia fueron obstaculizadas por el pensamiento conservador y religioso de Silva

El diario El Tiempo destacó que “Silva aglutinó a la gran mayoría de los que participaron en las protestas por mejores servicios públicos que sacudieron a Brasil el año pasado, pero no tuvo calado en las regiones más pobres del país, fieles a Rousseff”.

Expectativas. Para la segunda vuelta electoral Álvarez considera que Neves buscará capitalizar su voto en las zonas urbanas como en Sao Paulo y Rousseff se concentrará en regiones rurales.

Recordó que cuando el presidente Fernando Henrique Cardoso ocupó la Presidencia (1994-2002), controló la hiperinflación y dio la vuelta a la economía. Álvarez concluyó que Neves seguramente hará una campaña contra la corrupción que ha manchado la candidatura de Rousseff

La elección definitiva en tres semanas dependerá en gran medida de las alianzas que logren los dos aspirantes. “Es hora de unir nuestras fuerzas, mi candidatura no es más la candidatura de un partido político o de un conjunto de alianzas. Es un sentimiento más puro, de todos los brasileños que aún tienen la capacidad de indignarse”, afirmó Neves, y llamó a Silva a apoyarlo para destronar a Rousseff. Silva sostuvo que Brasil mostró que no concuerda “con lo que hay”, pero dejó en suspenso si respaldará a Neves contra Rousseff en el balotaje.