• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Húngaro procesado por terrorismo dice que irlandés fue ejecutado en Bolivia

El gobierno boliviano acusa a Toasó de haber organizado un grupo "terrorista-mercenario" que planeaba el asesinato del presidente Evo Morales, su vicepresidente Alvaro García y del prefecto de Santa Cruz, el opositor Rubén Costas | Foto: Agencias

El gobierno boliviano acusa a Toasó de haber organizado un grupo "terrorista-mercenario" que planeaba el asesinato del presidente Evo Morales, su vicepresidente Alvaro García y del prefecto de Santa Cruz, el opositor Rubén Costas | Foto: Agencias

El húngaro Elod Toasó, acusado en Bolivia de terrorismo, dijo a un tribunal que otro miembro del grupo que planeaba un magnicidio según el gobierno, el irlandés Michael Dwyer, sobrevivió al arresto en 2009, pero luego fue ejecutado

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Toasó, que guarda prisión preventiva hace cuatro años en La Paz, relató el viernes a un tribunal, con ayuda de un traductor, haber "escuchado un tiroteo" en el que Dwyer habría muerto "porque estuvo vivo en el aeropuerto de Santa Cruz", destacaron el sábado medios locales.

El gobierno boliviano acusa a Toasó de haber organizado un grupo "terrorista-mercenario" que planeaba el asesinato del presidente Evo Morales, su vicepresidente Alvaro García y del prefecto de Santa Cruz, el opositor Rubén Costas.

Tras la operación policial en un hotel de Santa Cruz, "a mi derecha estaba Dwyer, vivo y de rodillas", testimonió el húngaro, que alega inocencia. Los policías "me dejaron sentado (en el aeropuerto de Santa Cruz y luego) escuché tiros", apuntó.

Según la policía, en una acción previa en el hotel en que se se hospedaba el grupo, habían muerto tres personas: Eduardo Rózsa Flores (boliviano-croata), Arpád Magyarosi (húngaro-croata) y Michael Dwyer (irlandés) y fueron detenidos Mario Tadic (boliviano-croata) y Toasó.

Los gobiernos de Croacia e Irlanda protestaron ante La Paz por el suceso registrado en abril de 2009, cuando la policía irrumpió en un céntrico hotel de Santa Cruz, a 900 km al este de La Paz. Morales también dijo que pretendían la toma violenta del poder o separar territorialmente alguna región del país.