• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Hospitalizan a mapuches que hacían huelga de hambre en cárcel de Chile

Los comuneros cumplieron hoy 44 días en protesta por las condenas impuestas. Pertenecen a la comunidad Wente Wilkun Mapu, en una zona dominada por el denominado conflicto mapuche que enfrenta a esa etnia con agricultores y empresas forestales por propiedad de tierras

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Cuatro mapuches que cumplieron hoy 44 días en huelga de hambre en una cárcel del sur de Chile, en protesta por las condenas impuestas, fueron trasladados al Hospital de Angol debido a su delicado estado de salud.

La información que difunde la página "mapuexpress.net", destaca las declaraciones de la secretaria regional ministerial (Seremi) de Justicia de La Araucanía, Javiera Saburgo, quien precisó que los indígenas han bajado entre 9 y 13 kilos.

El traslado se llevó a cabo después de que el director en funciones de Gendarmería (guardia de prisiones) de esa localidad, Leonardo Barrientos, tomara conocimiento del estado de los huelguistas.

Los cuatro huelguistas, Paulino Levipán, de 19 años; Daniel Leminao, de 18, Rodrigo Montoya y Eric Montoya, se encuentran en la cárcel de Angol, en la región de la Araucanía, a unos 600 kilómetros al sur de Santiago.

Los dos primeros fueron condenados a diez años y un día de prisión por homicidio frustrado contra un carabinero y a otros 541 días por porte ilegal de arma de fuego, mientras que los otros dos están a la espera de juicio.

Los cuatro comuneros pertenecen a la comunidad Wente Wilkun Mapu, cerca de Chequenko, en una zona dominada por el denominado conflicto mapuche que enfrenta a esa etnia con agricultores y empresas forestales por la propiedad de tierras que consideran ancestrales.

En los últimos años varios mapuches han protagonizado huelgas de hambre.

Una de las más críticas ocurrió a mediados de 2010, cuando un grupo de 38 presos mapuches protagonizaron un extenso ayuno, algunos de ellos hasta cumplir 86 días, que abandonaron después de que la Iglesia mediara en el conflicto y el gobierno se comprometiera a no aplicar contra ellos la ley antiterrorista.