• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Hollande, en "vigilancia absoluta" por amenaza terrorista externa e interna

Francois Hollande, presidente de Francia / REUTERS

Francois Hollande, presidente de Francia / REUTERS

"Lo que pasa en el mundo tiene consecuencias en nuestro país", dijo el presidente francés

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El presidente francés, François Hollande, aseguró que su país mantiene una "vigilancia absoluta" por la amenaza terrorista del exterior y del interior, seis días después del ataque de un joven islamista radical contra un militar en París.

"Lo que pasa en el mundo tiene consecuencias en nuestro país", dijo Hollande en una entrevista radiotelevisada en la que insistió en que esa labor de vigilancia para garantizar la seguridad de los franceses "no ha cesado nunca".

Dos días después de la detención del presunto autor del ataque al soldado, que se produjo tras la muerte de otro en Londres también presuntamente obra de islamistas radicales, Hollande aseguró: "no desperdiciamos ninguna pista".

Sin embargo solicitó una "mejor cooperación" entre los diferentes servicios de información franceses, después de que los medios de comunicación galos informaran de que el atacante en París era conocido por su actitud fundamentalista y se mencionara una eventual falta de coordinación.

"Prestamos atención a que ninguna información pueda dejar de ser tratada" garantizó el presidente, quien además se refirió al perfil de atacantes como los de Londres y París: "son individuos aislados que no pasan a la acción progresiva, sino radicalmente".

Aseguró que sería un "error" decir que ese tipo de ataques "son actos aislados", puesto que "necesitan un entorno, no necesariamente una organización".

Y alertó de la amenaza "interna" al aludir a ciudadanos franceses que se desplazan a zonas del mundo, "teatros de operaciones", los llamó, "y que luego vuelven con ciertas ideas, proclamaciones, y que han tenido la experiencia de las armas, tenemos que prestar atención a eso".

Las palabras de Hollande se conocieron durante una entrevista que el presidente concedió a dos canales de televisión y a una radio en la que se dedicó además a abordar la política exterior de Francia en África y Oriente Medio, con especial atención a los casos de Mali, Siria, Libia, Argelia y en general en el Sahel.

Porque Hollande, casi seis meses después del comienzo de la operación militar gala en Mali, quiso proclamar que en ese país se han cumplido los "objetivos militares y prácticos" sobre el terreno y que ahora ha llegado el momento de dar una solución política.

Militar y prácticamente, no hay ya una parte de Mali que pueda estar bajo el control de los terroristas", aseguró Hollande, quien dijo que "una gran parte" de los terroristas en ese país africano está fuera de combate.

El presidente confirmó el calendario de retirada de las tropas galas en Mali -que comenzó en abril con la intención de reducir el contingente a dos mil efectivos en unos meses- y dijo que parte de ellos regresarán a Francia y otros se desplegarán en otras partes de África.

Dedicó gran parte de sus declaraciones a tratar de la situación en Siria, donde dijo que es partidario de alcanzar una solución política con la convocatoria de la Conferencia de Ginebra, pero no excluyó la "presión militar" sobre el régimen de Damasco.

"Pensamos que hoy la solución debe ser política, pero para hacer que ésta prevalezca no hay que descartar nunca la hipótesis de la presión militar" declaró Hollande.

El presidente galo se refirió a las sospechas de empleo de armas químicas por parte del régimen de Bachar el Asad y aseguró que es una cuestión "que puede justificar en un momento dado una intervención".

Sin embargo, reconoció que es necesario tener pruebas de ello y recordó que París ha pedido que se haga ese control, aunque admitió que las autoridades sirias de momento "lo rechazan".

Por último, confirmó que Francia no tiene pruebas de la muerte del líder islamista Mojtar Bel Mojtar, cabecilla de uno de los grupos de la red Al Qaeda en el Magreb Islámico (AQMI) y evitó decir si ese líder terrorista podría ser su "Osama bin Laden" como lo fue para la administración estadounidense hasta el fallecimiento de éste.