• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Hollande recrimina al mundo no haber actuado antes en Siria

Los millones de ejemplares resultaron insuficientes | Foto: EFE

Los millones de ejemplares resultaron insuficientes | Foto: EFE

La revista Charlie Hebdo regresó a la calle: 3 millones de ejemplares circularon en más de 20 países y en 5 lenguas, con Mahoma en la portada

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El presidente de Francia, François Hollande, recriminó a la comunidad internacional por no haber intervenido a tiempo en Siria para ponerle punto final a las masacres en ese país y evitar que los extremistas ganaran más terreno.

En un discurso dirigido a las Fuerzas Armadas desde el portaviones Charles de Gaulle, –que partió desde la base de Tolón en el sur del país hacia el golfo Pérsico para reforzar la intervención en Irak–, Hollande situó a finales de agosto, principios de septiembre de 2013, la fecha adecuada de actuación.

En aquel momento parecía inminente una intervención occidental en Siria, pero a última hora Estados Unidos y Rusia alcanzaron un acuerdo para obligar al régimen de Bashar al Assad a la destrucción de las armas químicas en su poder.

“Francia estaba preparada, se dieron las órdenes, los dispositivos estaban en su lugar. Se prefirió otra vía. Estamos viendo los resultados”, añadió el presidente francés y subrayó que su país no quiere actuar en solitario ni por encima de las resoluciones de Naciones Unidas.

Hollande admitió, no obstante, la complejidad al momento de tomar una decisión. “La lucha contra el terrorismo es una cuestión de tiempo. Esperar es un peligro y precipitarse es un riesgo”, concluyó en un discurso en el que también destacó la necesidad de actuar en el plano político.

A pesar de que la responsabilidad del atentado contra la redacción del semanario Charlie Hebdo la asumió la organización terrorista Al Qaeda en la península arábiga, un supuesto dirigente militar del grupo, Nasr bin Ali al Anesi, afirmó que fue planeado y financiado por el líder de la organización central, Ayman al Zawahiri, sucesor de Osama bin Laden.

Investigación. El belga que negoció con los hermanos Kouachi la entrega de las armas que utilizaron en el atentado contra la sede de Charlie Hebdo fue detenido y acusado por la Fiscalía belga de tráfico de armas.

El individuo acudió por iniciativa propia a las dependencias policiales de la policía federal de Charleroi después de que se supo que las armas que emplearon los terroristas salieron de Bélgica y fueron compradas por menos de 5.000 euros en Bruselas, informó el diario Le Soir el martes.

A su vez, el ciudadano francés Fritz-Joly Joachin, detenido en Bulgaria por orden europea emitida por la justicia francesa, reconoció su amistad con los hermanos Kouachi. El detenido aseguró: “Si hubiese participado en un acto terrorista, me habría quedado allí donde tuvo lugar”.

La justicia francesa ha abierto 54 procedimientos por apología del terrorismo en relación con declaraciones de personas, incluida la del polémico humorista Dieudonne. Los tribunales han dictado cinco condenas, algunas de ellas de varios años de cárcel.

Circula de nuevo. Más de 20 países, 5 lenguas, 3 millones de ejemplares con Mahoma en la portada y esperado en el mundo entero, el último Charlie Hebdo, firmado por los sobrevivientes del atentado, apareció bajo la mirada reprobatoria de algunas autoridades musulmanas que lo ven como una provocación. El grupo Estado Islámico consideró como muy estúpida la publicación de caricaturas del profeta.

El número, que se agotó ayer temprano, se amplió a un tiraje de 5 millones de ejemplares y publicará en español el sábado en Internet. La revista trae caricaturas de los fallecidos caricaturistas Charb y Cabu, además de representaciones de Mahoma.

"Nunca lo he comprado antes, no es exactamente de mi gusto político, pero me parece importante comprar hoy y apoyar la libertad de expresión", dijo David Sullo, en una cola de dos docenas de personas en un kiosco del centro de París.

Retirarán identificación

El gobierno de Alemania aprobó, a raíz de los atentados de París, la posibilidad legal de retirar el carné de identidad de manera preventiva a musulmanes radicalizados para evitar que viajen a Siria e Irak a combatir con el Estado Islámico. El proyecto de ley del departamento de Interior prevé “denegar y retirar” por hasta tres años el documento de identidad a islamistas que pretendan trasladarse a regiones en conflicto. El ministro del Interior, Thomas de Maizière, explicó que la medida no es la panacea contra el terrorismo, pero que contribuirá a reducir el número de islamistas germanos que viajan a regiones en conflicto.

El objetivo es evitar que los radicalizados participen en acciones de combate, como se sospecha que han hecho muchos de los 600 alemanes que en los últimos dos años han partido rumbo a Siria. Berlín teme que se radicalicen, se entrenen militarmente en la región y regresen a Alemania a cometer atentados terroristas.