• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Hollande reúne a sus ministros para dinamizar su vapuleada presidencia

El proyecto de ley, presentado el 7 de noviembre, estipula que “el matrimonio es contraído por dos personas de sexo diferente o del mismo sexo”. François Hollande, presidente de Francia, afirmó el martes ante jerarcas religiosos que la ley será adoptada | Foto: Agencias

Francois Hollande | Foto: Agencias

Entre los temas abordados está la recuperación de las cuentas públicas, el apoyo a la actividad económica, la lucha contra el desempleo, al igual que el acceso a la vivienda, a la sanidad y la cuestión de las jubilaciones

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El presidente francés, François Hollande, reúne este lunes a sus ministros para examinar las próximas reformas, cuando se cumple un año de su elección, marcado por los malos resultados económicos, su impopularidad récord y las críticas a su derecha y su izquierda. 34 de los 37 ministros y el primer ministro, Jean-Marc Ayrault, están reunidos desde las 08H30 GMT.

Los tres ministros ausentes se encuentran de viaje en el extranjero. El presidente Hollande, quien abrió el debate con una intervención de unos diez minutos en un ambiente descrito como "a la vez distendido y estudioso", subrayó, según un participante en la reunión, "la exigencia de los resultados" en 2013. El gobierno tiene previsto celebrar a continuación un almuerzo de trabajo, seguido por una conferencia de prensa de la portavoz del gobierno.

Entre los temas abordados está la recuperación de las cuentas públicas, el apoyo a la actividad económica, la lucha contra el desempleo, al igual que el acceso a la vivienda, a la sanidad y la cuestión de las jubilaciones. El domingo, decenas de miles de manifestantes desfilaron en París, convocados por el tribuno de la izquierda radical Jean-Luc Mélenchon, para protestar contra las "promesas traicionadas" de los socialistas en el poder y reclamando "que cambie realmente".

En paralelo, miles de opositores al matrimonio entre homosexuales, que no se rinden pese al voto definitivo de la ley en el Parlamento, salieron a las calles de las grandes ciudades de Francia. Atacado tanto a su derecha como a su izquierda, calificado de persona "sin color, sin olor y sin sabor" por la responsable de la extrema derecha Marine Le Pen, François Hollande bate todos los récord de impopularidad, en solo un año en el poder y en un contexto de desempleo récord (10,6%) y de crecimiento estancado.

Además la imagen de la República "ejemplar" que pretendía poner en marcha ha sido seriamente dañada por la confesión del exministro de presupuesto, Jérôme Cahuzac, sobre su cuenta bancaria escondida en el extranjero. "Un año después de la elección de François Hollande, Francia vive en una crisis política, economía, social, moral", observa el lunes el diario de izquierdas Libération, quien subraya que "la República 'tranquila y unida', la cual situó como la gran ambición de su quinquenio, parece no haber estado nunca tan fracturada".

"Algunas torpezas"

En este contexto, no hay prevista ninguna celebración del aniversario del 6 de mayo de 2012, cuando la izquierda volvió al Elíseo por primera vez desde la salida de François Mitterrand en 1995. Los ministros, que participaron este fin de semana a un encuentro de los Jóvenes Socialistas en Soustons (suroeste), indicaron el camino a seguir al evitar cualquier ejercicio de autosatisfacción. Hasta el punto que el diario conservador Le Figaro considera que "el PS se esconde en su primer aniversario".

"Hay que seguir acelerando, acentuar, impulsar más", declaró Jean-Marc Ayrault el domingo por la noche en la cadena de televisión TF1. A la vez que reconoció algunas discordancias en el seno del ejecutivo, el primer ministro aseguró que a pesar de las críticas, el "rumbo está fijado". "El rumbo se mantiene aunque pueda haber algunas torpezas", aseguró.

Preguntado sobre la posibilidad de un cambio de gobierno con un equipo más restringido de una veintena de ministros, el primer ministro se mostró enigmático. "Cada cosa a su tiempo", respondió, aunque recordó que se trata de una decisión que corresponde al jefe de Estado. Las ambiciones no faltan: Jean-Luc Mélenchon se declaró "candidato a Matignon", pero para aplicar "otra política".

Y el centrista François Bayrou pide un "acuerdo de unidad nacional", limitado en el tiempo, entre "los reformistas republicanos de los dos bandos", derecha e izquierda, para levantar el país.