• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Hollande hace de la educación su prioridad y reivindica la laicidad

El presidente francés, François Hollande / AP

El presidente francés, François Hollande / AP

"Cuando la educación nacional fracasa, fracasa la nación", dijo el presidente francés

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El presidente francés, François Hollande, afirmó hoy que la educación será la prioridad de su mandato y reivindicó una "refundación" de la escuela, para la que dijo que resulta esencial proteger su carácter laico.


"Cuando la educación nacional fracasa, fracasa la nación", dijo Hollande en un discurso en la Universidad de la Sorbona en el que precisó las orientaciones generales que tendrá la política educativa que tendrá su quinquenio.

Se trata de la primera declaración de objetivos sobre educación desde que asumió la jefatura del Estado tras vencer en los comicios de mayo pasado.

Hollande defendió la profesionalización del profesorado, confirmó que su intención es la de incrementar el numero de profesores y dijo que ya desde 2012 se crearán 10.000 nuevos puestos.

"La escuela ha sufrido demasiadas reformas, que la han conducido a un estado de fragilidad", señaló Hollande, quien se manifestó partidario de reintroducir la semana escolar de cuatro días y medio en la educación primaria.

Después de la reforma que la situó en cuatro días durante la presidencia del conservador Nicolas Sarkozy, los colegios franceses de primaria volverán así a una semana escolar que recuperará la media jornada perdida, aunque ésta se aplicará prioritariamente los miércoles, y no los sábados como antes del cambio.

El presidente socialista defendió una escuela laica "porque la moral laica es permitir a cada uno construir su vida en libertad y respetando la libertad de los otros", recordó, después de declarar que los franceses "tenemos que ser intransigentes sobre nuestros valores".

"Tengo una convicción, y es que la inversión en educación es la mejor manera de responder a los grandes retos del país", declaró el presidente, quien admitió que actualmente la escuela francesa no está a su altura.

"Hay demasiados alumnos al final de la primaria que no disponen de los conocimientos necesarios", dijo Hollande, quien insistió: "La escuela debe cambiar y va a cambiar".

Según los últimos datos de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico, el fracaso escolar es una asignatura pendiente de Francia, donde la tasa de repetición es muy superior a la media de los países miembros.

En concreto, con un 40 % de alumnos que han repetido curso al menos una vez antes de alcanzar los quince años, Francia tiene el récord en la OCDE, donde la media se sitúa en un 13 %, aunque la organización destacó que el número de repetidores ha descendido significativamente en los últimos años.

El presidente dijo que uno de los principios básicos de su política educativa pasará por lo que definió como "el éxito para todos" y declaró que la reforma se fijará esencialmente en la primaria, por ser donde se ponen las bases del éxito en las etapas posteriores.

Mostró su apoyo a que los deberes escolares se hagan más en la escuela que en el hogar y agregó que la formación oral tendrá que ser reforzada en la educación primaria.

Hace unos días se conoció que la mayoría de los franceses se oponen a que se supriman los deberes escolares, tal como propugnó en marzo la mayor asociación de padres de alumnos del país; en Francia está prohibido desde 1956 encargar deberes a alumnos de primaria, pero en muchos casos la norma no se cumple.

El segundo "reto" de la escuela francesa, aseguró el presidente, es "preparar el futuro", con la integración de las nuevas tecnologías, de las que dijo que "modifican el papel del profesor".