• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Hollande anunció acción inmediata en la República Centroafricana

El presidente francés, Francois Hollande / Reuters

El presidente francés, Francois Hollande / Reuters

"Dada la urgencia, he decidido actuar esta misma noche, en coordinación con los africanos y con el apoyo de los socios europeos", dijo el presidente de Francia en una comparecencia televisada, tras haber convocado en París a su gabinete de Defensa

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El presidente de Francia, François Hollande, se comprometió hoy a emprender una acción militar inmediata en la República Centroafricana, tras la aprobación en el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas de una resolución que autoriza el uso de la fuerza.

"Dada la urgencia, he decidido actuar desde esta misma noche, en coordinación con los africanos y con el apoyo de los socios europeos", indicó en una comparecencia televisada, tras haber convocado en París a su gabinete de Defensa.

La inestabilidad en la República Centroafricana se remonta a finales del año pasado, cuando grupos rebeldes musulmanes aliados en torno a la coalición Séléka se levantaron al considerar que el entonces presidente, François Bozizé, no había respetado los acuerdos de paz de 2007.

No obstante, el detonante de la intervención internacional se produjo esta madrugada, en unos enfrentamientos entre partidarios de Bozizé y las fuerzas de seguridad que, según Médicos Sin Fronteras (MSF), provocaron la muerte de al menos cincuenta civiles, y cerca de un centenar de heridos.

"Hace un año, Francia fue llamada en Mali para luchar contra una invasión terrorista. Hoy, en circunstancias muy diferentes, se la espera para evitar una catástrofe humana", indicó Hollande desde la sede de la presidencia gala.

La resolución aprobada hoy por unanimidad autoriza el envío de una fuerza africana (Misca) apoyada por tropas francesas con el objetivo tanto de proteger a la población como de ayudar a restaurar la seguridad.

Francia ha decidido apoyar esa operación porque, según subrayó Hollande, es "su deber" ayudar a "un pequeño país, muy lejano, un país amigo, el más pobre del mundo, que pide nuestra ayuda".

La intervención francesa, que no tiene más objetivo que el de "salvar vidas humanas", será "rápida" y no tiene intención de prolongarse en el tiempo, añadió el presidente.

El visto bueno francés se decidió en una reunión de apenas una hora, en la que participaron también los ministros de Exteriores, Laurent Fabius; Defensa, Jean-Yves Le Drian; Interior, Manuel Valls, y el jefe del Estado mayor del Ejército, Edouard Guillaud.

Sobre el terreno hay ya unos 650 soldados franceses, y antes de la adopción de la resolución del Consejo, y debido a los disturbios de la pasada madrugada, se desplegó a 250 de esos militares en la capital centroafricana, Bangui.

El objetivo de Francia es ahora duplicar esos efectivos "en unos días, por no decir en unas horas", en una maniobra en la que el Ejecutivo ofrecerá todas las explicaciones pertinentes al Parlamento "la próxima semana", dijo el presidente.

La comparecencia de Hollande duró escasos minutos, pero en la misma, para justificar su decisión, subrayó que la situación en la República Centroafricana "se ha vuelto alarmante", con "masacres" continuas, ataques a mujeres y niños, y miles de desplazados en busca de refugio.

Con esta intervención, las autoridades francesas emprenden su segunda operación africana en un año, tras la iniciada el pasado enero en Mali para frenar el avance hacia Bamako de los grupos salafistas y yihadistas que controlaban el norte del país.

"Francia no es el gendarme de África, se trata de solidaridad", apuntó hoy en la cadena "BFM TV" el presidente de Mali, Ibrahim Bubakar Keita, para quien la relación que mantiene con el continente africano es "de tal calidad" que cuando una de esas naciones está en dificultad, París cumple con su "deber histórico".

Pero antes incluso de que la operación francesa tenga lugar, no han tardado en llegar las primeras críticas a nivel nacional, relativas al coste que puede alcanzar la operación.

"La retirada de Afganistán y Mali ya ha costado 1.300 millones de euros, en un presupuesto de Defensa de por sí ajustado", comentó hoy Pierre Lellouche, diputado de la conservadora Unión por un Movimiento Popular (UMP), el principal partido de la oposición.