• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Hollande: Europa no superará la crisis sin el gigante asiático

El proyecto de ley, presentado el 7 de noviembre, estipula que “el matrimonio es contraído por dos personas de sexo diferente o del mismo sexo”. François Hollande, presidente de Francia, afirmó el martes ante jerarcas religiosos que la ley será adoptada | Foto: Agencias

El presidente de Francia, François Hollande | Foto: Agencias

El presidente de Francia considera que es clave "unir Asia y Europa". "Europa es la primera potencia económica del mundo, y Asia es el motor del crecimiento del mundo", dijo en un discurso en la Universidad de Jiaotong, en Shanghái

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El presidente de Francia, François Hollande, afirmó hoy en la Universidad de Jiaotong, en Shanghái, donde hoy concluyó su visita oficial de dos días a China, que Europa no se recuperará de la crisis sin el gigante asiático, que a su vez necesita a Europa para consolidar su desarrollo.

Tras exponer la situación actual que atraviesan ambas partes, Hollande dijo hoy, ante cientos de estudiantes chinos y franceses, que "la conclusión es sencilla: no habrá recuperación en Europa sin China, sin Asia, pero tampoco habrá desarrollo duradero (en China) sin Europa".

Ambas partes se necesitan mutuamente, añadió, "y cada una debe asumir su responsabilidad".

Tras reunirse en Pekín, ayer, con el presidente chino, Xi Jinping, y esta mañana con el primer ministro, Li Keqiang, y el presidente de la Asamblea Nacional Popular (Legislativo), Zhang Dejiang, Hollande se desplazó esta tarde a Shanghái para inaugurar en Jiaotong una escuela de ingeniería conjunta sino-francesa.

Allí se dirigió a los alumnos del centro, formado por el Instituto de Ciencia y Tecnología de París (Paris Tech) y la universidad oriental, una de las más prestigiosas de China, y les expuso los que, bajo su punto de vista, son los tres grandes desafíos planetarios que China y Francia deben abordar juntas.

"El primer desafío que tenemos que superar es unir Asia y Europa", señaló.

"Europa es la primera potencia económica del mundo, y Asia es el motor del crecimiento del mundo", continuó.

"No se trata de apartar a los demás, sino de comprender el papel de cada uno: el de Europa, porque es un continente abierto", porque "ha decidido unirse" y porque "es un continente que atraviesa una crisis y que quiere salir de ella", y el de China "porque es capaz de encontrar en sí misma un potencial de desarrollo".

Con todo, advirtió, China necesita al otro lado de sus negocios una "economía fuerte" como la europea, con tecnología que compartir, y que sigue siendo el principal destino de sus exportaciones, de ahí que sus caminos están unidos.

Para que esto sea así, Europa debe "continuar sus esfuerzos para estabilizar la zona euro -ya está hecho-, para mejorar la competitividad de nuestras empresas -estamos trabajando en ello- y para hacer posible la solidaridad entre todos los países europeos", afirmó.

Por su parte, "China debe, igualmente, hacer gestos", como "sostener su demanda interna, desarrollar la internacionalización del yuan y mejorar el nivel de vida de su población", expuso Hollande.

"El segundo desafío que tenemos que superar juntas, Francia y China, es el del desarrollo sostenible, el del medio ambiente", indicó.

"Esta mañana me he reunido con el primer ministro (Li) y me dijo que China necesitaba una nueva forma de pensar en materia de medio ambiente", reveló.

"No me gustaría que se pueda oponer crecimiento y medio ambiente: el medio ambiente debe ser un factor de crecimiento, y el crecimiento no puede hacerse en detrimento de los recursos naturales y de las condiciones de vida de la humanidad", defendió,.

"El último desafío que debemos superar China y Francia es trabajar para un nuevo equilibrio mundial, un nuevo orden internacional", concluyó.

"No vivimos en el mismo sistema político ni tenemos siempre las mismas concepciones, pero compartimos la idea de que el mundo debe encontrar una nueva forma, un nuevo equilibrio, un nuevo reparto, con unas nuevas reglas para una gobernabilidad mundial", aseguró.

Para ello habrá que establecer "una organización del comercio basada en la reciprocidad", así como "un sistema monetario internacional que pueda hacer que las monedas se correspondan al estado de cada una de las economías", añadió, pidiendo, sin mencionarlo, que el yuan deje de estar artificialmente devaluado.

Hollande señaló además la necesidad de una mayor colaboración mundial para controlar las finanzas y los paraísos fiscales y combatir la "corrupción a escala internacional".

El presidente francés concluyó hoy su visita oficial de 37 horas en el país reuniéndose con el secretario general del Partido Comunista de China (PCCh) en Shanghái, Han Zheng, e inaugurando un centro de investigación médica conjunta del Instituto Pasteur en la metrópoli china.