• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Hollande elogia la Constitución francesa y su adaptabilidad con 24 reformas

Francois Hollande, presidente de Francia / REUTERS

Francois Hollande, presidente de Francia / REUTERS

El jefe de Estado socialista dijo que no se pensaba que la actual Constitución fuera a durar tanto al haberse originado en 1958 en unas circunstancias particulares de crisis política

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El presidente francés, François Hollande, rindió hoy homenaje a la Constitución de su país, que cumple 55 años durante los que ha demostrado su capacidad para soportar los "choques" de la historia, así como su capacidad para evolucionar, con las 24 reformas efectuadas.

Hollande, que pronunció un discurso solemne en la sede del Consejo Constitucional, hizo también un recorrido por algunos de sus propios proyectos de "modernización de (las) instituciones" de la V República, pero puntualizó que no todos necesitan una reforma de la Carta Magna.

Citó, entre otros, la limitación de la acumulación de mandatos de los cargos públicos, la fijación de reglas más estrictas de control y de transparencia para evitar los conflictos de interés de los políticos, la posibilidad de convocar referendos de iniciativa popular o el principio de que "toda creación de una nueva norma deberá suponer la supresión de otra".

El jefe de Estado socialista dijo que no se pensaba que la actual Constitución fuera a durar tanto al haberse originado en 1958 en unas circunstancias particulares de crisis política con la impronta del general Charles de Gaulle, que fue el primer presidente.

Pero constató que al final "ha servido para los mismos que la habían cuestionado", en una alusión indirecta al socialista François Mitterrand, presidente de 1981 a 1995, que tanto la criticó en principio.

Hollande estimó que "la práctica ha forjado un régimen parlamentario con dirección presidencial" que ha permitido superar los "choques" de la descolonización, de diferentes guerras en las que ha estado implicada desde 1958, de la alternancia política o de diferentes crisis.

Argumentó que, más allá de la ruptura que supuso con la precedente con la preeminencia del presidente, la Carta Magna actual "fue una revisión que no dijo su nombre", ya que se refería directamente a las declaraciones de derechos de 1789 y 1946 y de esa forma les daba continuidad y los asentaba.

"La Constitución es la base de los valores fundamentales, los de ayer, los de hoy y los de mañana", subrayó Hollande, que afirmó que "nunca (ha) sido favorable a una sexta República".

También consideró que "las prerrogativas del presidente no son privilegios", ya que permiten reactividad y una posición preeminente de Francia en la escena internacional, aunque admitió que hacen falta "contrapoderes" y no excluyó una posible reforma de la inmunidad de la que goza el jefe del Estado.