• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Hizbulá: Victoria de Al Asad en Al Quseir es un duro golpe para EE UU e Israel

Bachar Al Asad | AP

El número dos del grupo chií libanés dijo que la toma del control de Al Quseir "demuestra el fracaso del proyecto de estadounidenses, israelíes y takfiris (islamistas de ideología radical) para terminar con la resistencia desde Siria"

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El número dos del grupo chií libanés Hizbulá, jeque Naim Kasem, afirmó hoy que la victoria del régimen del presidente sirio, Bachar al Asad, en la localidad de Al Quseir es un "golpe duro" para Estados Unidos e Israel.

En un comunicado difundido por la oficina de prensa del grupo, Kasem destacó que la toma del control de Al Quseir "demuestra el fracaso del proyecto de estadounidenses, israelíes y takfiris (islamistas de ideología radical) para terminar con la resistencia desde Siria".

En opinión del líder de Hizbulá, "la realidad geopolítica indica que los propietarios de la tierra son siempre ganadores cuando luchan contra los conspiradores y ocupantes".

El ejército sirio, apoyado por milicianos de Hizbulá, se apuntó hoy una de las victorias más importantes contra los rebeldes desde el inicio del conflicto en Siria al recuperar el control de la estratégica localidad de Al Quseir, próxima a la frontera con el Líbano.

Kasem consideró que la toma del control de Al Quseir representa un "punto brillante para la resistencia desde Siria", al tiempo que reiteró el llamamiento a una solución política para resolver el conflicto en ese país.

Precisamente ayer, Hibulá acusó a los rebeldes sirios de querer atacar "por la espalda" a sus milicianos en Al Quseir con el respaldo de Israel y de las monarquías del Golfo.

Esa ciudad siria, de unos 25.000 habitantes, fue tomada por los rebeldes poco después de que comenzara la revuelta contra Al Asad en marzo de 2011 y era uno de los principales bastiones de la oposición.

Los insurgentes la consideran un enclave estratégico debido a su ubicación en la ruta que conecta el norte del Líbano, de mayoría suní, con la provincia central siria de Homs, lo que permite el abastecimiento de armas.

También es fundamental para el régimen, ya que esa carretera comunica Damasco con sus feudos de la costa mediterránea, de mayoría alauí, a la que pertenece el presidente.