• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Hillary Clinton: Chávez era un dictador autoengrandecido

Hillary Clinton / AFP

Hillary Clinton / AFP

La exprimera dama de EE UU calificó a Chávez más como una “irritación que una amenaza real, salvo para sus propios ciudadanos”

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La exsecretaria de Estado y exprimera dama de Estados Unidos Hillary Clinton calificó al presidente fallecido Hugo Chávez como un “dictador autoengrandecido” que constituía más una “irritación que una amenaza real, salvo para sus propios ciudadanos”.

De esta manera, Clinton dedicó un capítulo a la región de América Latina en sus memorias Decisiones Difíciles que se publican este martes.

Clinton también habla de “demagogos” como el fallecido presidente venezolano o el derrocado hondureño Manuel Zelaya, una “reminiscencia a la caricatura del hombre fuerte centroamericano, con su sombrero de cowboy blanco, su bigote negro azabache y su cariño por Hugo Chávez y Fidel Castro”.

Calificó a Dilma Rousseff como el modelo de “líder formidable” y ejemplo de los avances de la democracia en América Latina. “Puede que no tenga el colorido descaro de Lula o la experiencia técnica de (Fernando Henrique) Cardoso, pero tiene un fuerte intelecto y verdaderas agallas”, valora.

Señaló la gestión de Rousseff en las protestas sociales de 2013 como un ejemplo de actuación democrática: “En vez de despreciar o golpear y encarcelar a los manifestantes, como tantos otros países han hecho, incluida Venezuela, Dilma se reunió con ellos, reconoció sus inquietudes y les pidió trabajar con el gobierno para resolver los problemas”.

Los Clinton en bancarrota

La exprimera dama, también dijo en una entrevista televisiva que su familia estaba "completamente en bancarrota" y con numerosas deudas cuando dejaron la Casa Blanca hace ahora más de doce años.

"Dejamos la Casa Blanca no sólo en bancarrota, sino con muchas deudas. No teníamos dinero cuando llegamos allí y nos costó reunir los recursos para las hipotecas, las casas, la educación de Chelsea -su única hija-. No fue fácil", confesó la esposa del expresidente Bill Clinton en una entrevista con la cadena ABC.

Hillary Clinton justificó así que tanto ella como su marido hayan pronunciado numerosos discursos bajo pago desde que dejaron la mansión presidencial, unas alocuciones que han alcanzado los 750.000 dólares cada una en el caso del expresidente y los 200.000 en el suyo.

Preguntada en la entrevista por si considera que los estadounidenses podrán entender que cobre "cinco veces el salario medio nacional por un discurso", Hillary Clinton rebatió: "creo que pronunciar discursos por dinero es mucho mejor que conectar con un grupo o empresa como han hecho tantos de los que han dejado la vida pública".

Cuando dejaron la Casa Blanca, los Clinton tenían una deuda total de entre 2,28 y 10,6 millones de dólares, según datos de la cadena CNN.

"Nunca tuve dinero hasta que salí de la Casa Blanca, pero me ha ido razonablemente bien desde entonces", comentó Bill Clinton en un foro en Sudáfrica en 2010.

Ignora la reaparición de Lewinsky

Clinton aseguró que ha "pasado página" de la aventura de su marido, el expresidente Bill Clinton, con la exbecaria Monica Lewinsky, y restó importancia a su reaparición.

"Es perfectamente libre de hacerlo -hablar sobre aquel escándalo-. La veo como una estadounidense que se expresa como ella elige. Pero no es algo en lo que yo piense demasiado", dijo Clinton.

Monica Lewinsky reapareció en mayo tras diez años fuera de los focos con una entrevista en Vanity Fair en la que esgrimió precisamente que volvía a hablar sobre su "affaire" presidencial para "pasar página" de una historia que, asegura, ha lastrado su carrera profesional.

"Yo he pasado página y así es como veo mi vida y mi futuro", afirmó Clinton en una de las entrevistas más extensas y en profundidad desde que dejó el Departamento de Estado en 2013.

Preguntada por si en alguna ocasión, como se ha publicado, se refirió a Lewinsky como una "lunática narcisista", Clinton se limitó a decir: "no voy a comentar lo que dije o dejé de decir en los noventa".