• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Hernández pidió a Obama combatir narcotráfico

El nuevo presidente de Honduras, Juan Orlando Hernández, junto a su esposa, Ana García / EFE

El nuevo presidente de Honduras, Juan Orlando Hernández, junto a su esposa, Ana García / EFE

"Invitamos al gobierno del presidente Barack Obama y al Congreso de los Estados Unidos que reconozcan este principio de responsabilidad común compartida pero diferenciada, y que trabajemos de veras, en conjunto, para ayudarnos a resolver este problema que también es de ellos", subrayó el mandatario

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El nuevo presidente de Honduras, Juan Orlando Hernández, asumió hoy el poder con un llamado a su homólogo de EE UU Barack Obama, a trabajar más en el combate del narcotráfico, a los políticos a buscar el dialogo, y con la promesa de combatir la violencia, la corrupción y generar 100.000 empleos.

"Invitamos al gobierno del presidente Barack Obama y al Congreso de los Estados Unidos que reconozcan este principio de responsabilidad común compartida pero diferenciada, y que trabajemos de veras, en conjunto, para ayudarnos a resolver este problema que también es de ellos", subrayó Hernández.

El gobernante hizo la invitación a Obama en su discurso de toma de posesión en el Estadio Nacional de Tegucigalpa, donde el titular del Parlamento y correligionario del Partido Nacional, Mauricio Oliva, le impuso la banda presidencial, ante seis gobernantes, el príncipe de Asturias y otros representantes de unos 80 países.

En la ceremonia, que estuvo custodiada por un amplio operativo de seguridad que involucra unos 6.000 agentes de la policía y militares, también juraron el cargo los vicepresidentes Ricardo Álvarez, Rossana Guevara y Lorena Herrera.

El gobernante, de 45 años, afirmó que "si no existiera el problema de la droga en Honduras" su país no estaría "entre los más violentos del mundo", con un promedio de 20 muertes a diario.

Por Honduras transita al menos el 80 % de la cocaína que llega a México desde Suramérica con destino a EE UU, según informes estadounidenses.

Hernández enfatizó que las políticas de Honduras para frenar la inseguridad tendrán como "eje fundamental el combate a la droga, el narcotráfico, el crimen organizado, el lavado de activos" y advirtió que aplicará "cero tolerancia" al tráfico de estupefacientes.

Destacó que las decisiones políticas de los Gobiernos deben orientarse a "resultados efectivos", y que en ese sentido "hoy mismo" iniciará "una ofensiva diplomática para obtener estos resultados tan ansiados por el pueblo hondureño y centroamericano".

Entre aplausos, agradeció "especialmente" a los presidentes de Colombia, México y de Centroamérica "por su decidido apoyo" en el tema del narcotráfico.

Su primer acto como presidente de Honduras fue ordenar a la Policía Militar, creada en agosto pasado, y la Policía Nacional, salir "de inmediato" a las calles a combatir la delincuencia y el crimen, orden que fue cumplida al instante.

Hernández ordenó acelerar "de inmediato" la depuración de diversas instituciones relacionadas con la seguridad y la justicia y anunció que solicitará "asesoramiento" a la Unión Europea, Estados Unidos y otras naciones amigas, que no precisó, para llevarla adelante.

Desde noviembre de 2011, la Policía de Honduras está en proceso de depuración debido a las múltiples denuncias contra agentes y oficiales involucrados en delitos como homicidios, narcotráfico, extorsión, secuestros y robo de vehículos, entre otros.

Hernández también señaló que su Gobierno generará 100.000 empleos durante sus cuatro años de mandato, es decir 25.000 puestos de trabajo por año y atenderá varios programas sociales en favor de unas 800.000 familias que figuran entre las más pobres del país, que tiene 8,5 millones de habitantes.

Agradeció a la comunidad internacional por el apoyo a su país en "la reconstrucción y el reencuentro de la sociedad hondureña" tras la crisis política derivada del golpe de Estado de 2009 que derroco al entonces presidente Manuel Zelaya, quien en las elecciones de noviembre pasado ganó un escaño en el Parlamento.

El presidente también invitó al diálogo a todos los partidos representados en el Congreso Nacional, integrado por 128 diputados.

"He convocado a los principales actores de la vida nacional, a un pacto por Honduras (...) extiendo formalmente esta invitación a todos los partidos políticos que están representados en el Congreso Nacional, a sentarnos a dialogar por Honduras", subrayó.

Al término de su discurso, el gobernante pasó revista a las tropas de las Fuerzas Armadas y subió a un jeep acompañado por el jefe del Estado Mayor de las Fuerzas Armadas, general Freddy Díaz.

A la ceremonia oficial no asistió la bancada del partido Libertad y Refundación (Libre, izquierda), primera fuerza de oposición coordinada por Zelaya, alegando que Hernández los "ha ofendido" al vincular a algunos miembros de esa organización con el crimen.

Zelaya agregó que los diputados de Libre "exigirán que se respete la voz del pueblo" en el Parlamento y aseguró que "nadie detiene a un pueblo organizado en resistencia".

En la investidura de Hernández estuvieron los presidentes de Costa Rica, Laura Chinchilla, Colombia, Juan Manuel Santos, Kosovo, Atifete Jahjaga, Panamá, Ricardo Martinelli, República Dominicana, Danilo Medina, y Taiwán, Ma Ying-Jeou, así como el príncipe de Asturias, Felipe de Borbón.

También asistieron los vicepresidentes de Venezuela, Jorge Arreaza, y de Nicaragua, Moisés Omar Halleslevens, el secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), José Miguel Insulza, y representantes del Sistema de la Integración Centroamericana y de organismos internacionales como las Naciones Unidas, Banco Mundial y Banco Interamericano de Desarrollo.