• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Hamburguesa con hostia ofende a católicos de Chicago

Hamburguesa con hostia | Cortesía Internet

Hamburguesa con hostia | Cortesía Internet

En su página de Facebook, el restaurante explica que la "Ghost Burger" (en alusión al Espíritu Santo) incluye chile, queso cheddar blanco, "vino tinto reducido (la sangre de Cristo) y hostia (el cuerpo de Cristo)"

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Un popular restaurante de hamburguesas de Chicago (EE.UU) ha generado una gran polémica con la comunidad católica de la ciudad al ofrecer la "Hamburguesa del Espíritu Santo", que incluye entre sus ingredientes una hostia sin consagrar.

En su página de Facebook, el restaurante explica que la "Ghost Burger" (en alusión al Espíritu Santo) incluye chile, queso cheddar blanco, "vino tinto reducido (la sangre de Cristo) y hostia (el cuerpo de Cristo)".

La hostia que acompaña a la hamburguesa de res y chivo está sin consagrar, pero sí lleva el símbolo de la cruz.

Esta oferta ha desatado polémica en las redes sociales y la ciudad, donde muchos creyentes consideran que es un "sacrilegio" y es algo "insultante".

En un mensaje en la página de Facebook del restaurante, Keir Norwell, de la localidad de Buffalo Grove (Illinois), dijo que incluir esta hamburguesa en su menú es de "muy mal gusto".

Tras la polémica, el local indicó que "trabajan duro para ofrecer combinaciones creativas" y agradecieron el apoyo de las personas que entendieron que, "de ninguna manera", crearon esta hamburguesa como un "ataque a las creencias religiosas".

El gerente general del restaurante Kuma's Corner, Luke Tobias, explicó que el nombre de la hamburguesa es un homenaje a la banda sueca de heavy metal Ghost B.C.

Los dueños del local hicieron además referencia a la libertad religiosa y de expresión recogidas en la Constitución estadounidense para justificar su decisión de crear esta hamburguesa, que estará disponible todo octubre.

Para frenar la avalancha de mala publicidad, el restaurante envió además una donación de 1.500 dólares a la archidiócesis Católica de Chicago, que rechazó el dinero.