• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Hallaron violín valorado en 2,5 millones de dólares que fue robado en Londres en 2010

Violín / AFP

Imagen referencial, Violín / AFP

El instrumento, de 300 años de antigüedad, fue encontrado intacto, a excepción de algunos daños menores, en una propiedad del centro de Inglaterra por la policía, que no pudo aportar más detalles del hallazgo

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Un violín Stradivauris valorado en 2,5 millones de dólares que le fue robado a una artista coreana en una cafetería en Londres en 2010 fue hallado esta semana por las fuerzas del orden, informó hoy la Policía de transporte.

El instrumento, de 300 años de antigüedad, fue encontrado intacto, a excepción de algunos daños menores, en una propiedad del centro de Inglaterra por la policía, que no pudo aportar más detalles del hallazgo.

Según la fuente, se trata de un violín robado a la artista coreana Min-Jin Kym el 29 de noviembre de 2010 en una cafetería cercana a la estación londinense de Euston.

"Ha sido muy duro, aún no puedo creer lo que pasó. Pensaba en la responsabilidad que sentía por haber perdido el instrumento en cada momento del día", dijo hoy Kym a los medios británicos.

"He tocado este instrumento desde que era niña, por lo que siempre ha formado parte de mi identidad", añadió la intérprete.

El violín, pieza única de 1696, fue encontrado en la propia funda en la que fue robado, según las fuerzas del orden.

Aunque en abril de 2011, un tribunal de Londres condenó a cuatro años y medio de prisión a John Maughan, un hombre de 32 años que admitió haber robado el violín con la ayuda de dos jóvenes de 15 y 16 años, ni el violín ni los arcos habían sido aún encontrados.

Según el inspector que encabezó el caso, Simon Taylor, los investigadores tenían la convicción de que el violín permanecía en Reino Unido, a pesar del tiempo que les ha llevado "localizar el instrumento", sobre lo que no aportó detalles.

"Siempre mantuve que la rareza y distinción del violín harían muy difícil cualquier intento de venderlo, o incluso inútil, porque los anticuarios lo reconocerían muy fácilmente como un instrumento robado", dijo Taylor.

"Estamos muy contentos por recuperar un tesoro tan valioso y devolverlo al mundo de la música clásica al que pertenece", señaló Lousie Deacon, asistente musical de la aseguradora Lark, quien también ayudó en la investigación.