• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Hallan tres campos de aterrizaje clandestinos en Costa Rica

El espació de aterrizaje para helicópteros fue encontrado por las autoridades en un finca de 300 hectáreas en Siquirres

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Las autoridades de Costa Rica hallaron este virenes tres campos de aterrizaje clandestinos para helicópteros en una finca en la región del Caribe, que se cree pertenecen a grupos narcotraficantes, señaló hoy una fuente oficial.

El Organismo de Investigación Judicial (OIJ) indicó a la prensa que se trata de una finca de 300 hectáreas en Siquirres, provincia de Limón (Caribe), donde además de los tres helipuertos los agentes encontraron recipientes con combustible.

En el lugar hay una vivienda y algunas municiones y los oficiales también hallaron recipientes con residuos de productos químicos como el ácido acético que se sospecha podría haber sido utilizado para procesar cocaína.

Las autoridades continúan con la investigación en la zona y hasta el momento no hay personas detenidas.

Este es el tercer sitio con campos de aterrizaje clandestino que las autoridades de Costa Rica descubren en las últimas semanas y que no se descarta que estén ligados entre sí.

El primer caso se registró el 8 de octubre pasado en una zona selvática cercana a la frontera con Nicaragua, donde la policía encontró un campamento con una especie de helipuerto, un vehículo todoterreno y armas.

En total, ese día decomisaron 17 fusiles AK-47, un lanzacohetes, tres pistolas, tres fusiles M-16, varios cargadores y más de 1.000 municiones.

El segundo caso se registró el pasado 3 de noviembre en la zona montañosa de Las Asturias de Pococí, en la provincia de Limón, donde los agentes hallaron un helipuerto y un campamento clandestino en donde decomisaron 48.000 dólares, cinco fusiles AK-47, un revólver, una pistola y dos pasaportes hondureños.

Al día siguiente, la policía capturó a dos sospechosos de integrar ese campamento: un colombiano técnico en helicópteros de apellidos Ramírez Sánchez, y un costarricense de apellido Vega Jiménez.

A estos dos hombres un juzgado les impuso seis meses de prisión preventiva.

Las autoridades han dicho que la principal hipótesis indica que estos campamentos eran utilizados para recargar de combustible helicópteros que transportan drogas, pero no descartan que también hayan servido como laboratorios para procesar cocaína.