• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

La salida de Hagel del Pentágono anticipa cambios en estrategia militar

 Chuck Hagel / AP

Chuck Hagel / AP

Aunque la Casa Blanca ha indicado que es una renuncia de mutuo acuerdo, el diario The New York Times apunta a que Obama quiere un nuevo líder para que lleve adelante la estrategia contra el Estado Islámico

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La salida del secretario de Defensa de Estados Unidos, Chuck Hagel, anticipa un cambio de estrategia en los frentes que Estados Unidos tiene en el exterior, ante las críticas por la falta de una estrategia unificada contra nuevas amenazas como el yihadista Estado Islámico.

Hagel presentó su renuncia este lunes después de dos años al frente del Pentágono en los que ha mantenido desacuerdos con miembros de la administración sobre las acciones a tomar. Se trata del primer cambio en la Administración después de la derrota demócrata en las elecciones legislativas del 4 de noviembre.

El presidente Barack Obama se comprometió a acabar las guerras de Irak y Afganistán, pero nuevas amenazas como el grupo yihadista Estado Islámico (EI), que opera en Irak y Siria; la guerra civil en Siria, y la invasión rusa de parte de Ucrania han generado un nuevo escenario en el que han chocado la Casa Blanca y el Pentágono.

Aunque la Casa Blanca ha indicado que es una renuncia de mutuo acuerdo, el diario The New York Times apunta a que Obama quiere un nuevo líder para que lleve adelante la estrategia contra el EI porque "los próximos dos años demandarán un diferente tipo de enfoque", dijo al diario un funcionario en condición de anonimato.

Estados Unidos ha iniciado una campaña contra el EI en Irak y Siria, para la que ha reclutado más de medio centenar de países amparados en una coalición internacional, y ha enviado a Irak 3.000 militares después del colapso de las fuerzas de seguridad iraquíes, tras años de entrenamiento y millones de dólares invertidos.

Las críticas contra la falta de liderazgo de Hagel y contra la gestión de la Casa Blanca han ido en aumento en los últimos meses, al tiempo que se han tensado las relaciones del secretario de Defensa con algunos colaboradores cercanos de Obama, como la asesora de Seguridad Nacional, Susan Rice.

Hagel escribió un documento interno dirigido a Rice en el que criticaba la estrategia de EE.UU. en Siria por no ser suficientemente clara respecto al presidente sirio Bachar al Asad y pidió una posición más enérgica.

El veterano senador republicano John McCain, también veterano de Vietnam, señaló en un comunicado que Hagel "estaba frustrado con algunos aspectos de la política de seguridad nacional de la administración y el proceso de toma de decisiones" y mencionó la "excesiva microgestión" por parte de la Casa Blanca.

McCain recordó que sus predecesores, Robert Gates y Leon Paneta, se quejaron en las memorias que han escrito tras dejar el Pentágono sobre la excesiva interferencia de los asesores de la Casa Blanca, que "dificultaron hacer su trabajo con éxito".

Las tensiones con la Casa Blanca se remontan al pasado agosto cuando Hagel dijo abiertamente que el grupo yihadista Estado Islámico suponía una "amenaza inminente", cuando todavía la residencia presidencial no había hablado en esos términos.

Obama "se ha cansado de la creciente presión de Hagel y altos militares a adoptar una postura más agresiva en las amenazas de seguridad nacional en el extranjero", según la cadena conservadora Fox.

Dentro de este cambio de estrategia no anunciado oficialmente, Obama ha autorizado la expansión del papel de las tropas estadounidenses en Afganistán en 2015, en respuesta a las presiones del Pentágono para completar con éxito la misión, y permitirá a las fuerzas estadounidenses ejecutar misiones contra los talibanes y otros grupos que sean una amenaza para ellas o el Gobierno afgano.

La situación en Ucrania también ha puesto contra las cuerdas a Estados Unidos, que ha apoyado a Kiev contra las milicias prorrusas en el sur del país, pero hasta ahora lo ha hecho con logística y con ayuda militar no letal, pese a que Kiev le ha pedido una larga lista de asistencia, incluida "ayuda letal".

Hagel, que entró en el Pentágono con la misión de ejecutar el repliegue de las tropas estadounidenses previsto para finales de este año y aguantar el tirón con los recortes de presupuesto, no ha logrado conectar como sus predecesores, León Panetta y Robert Gates, y a menudo ha sido eclipsado por el secretario de Estado John Kerry o por el jefe del Estado Major Conjunto, el general Martin Dempsey.

El secretario de Defensa obtuvo una tasa de aprobación del 26 % en una encuesta realizada por la publicación Defense One entre miembros de la comunidad de la seguridad nacional, según la cual, sólo el 4 % consideró que la Casa Blanca tiene una "clara estrategia" en materia de seguridad nacional.

Hagel, exsenador republicano y veterano de la guerra de Vietnam, permanecerá como secretario de Defensa hasta el nombramiento de su sucesor. EFE