• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Habitantes de los países nórdicos son los más felices de Europa

Los datos de Eurostat, que datan de 2013, miden la satisfacción de los encuestados respecto a cuestiones como su actividad productiva/ EFE

Los datos de Eurostat, que datan de 2013, miden la satisfacción de los encuestados respecto a cuestiones como su actividad productiva/ EFE

Según los datos publicados hoy por la oficina estadística comunitaria, Eurostat, los habitantes mayores de 16 años de Finlandia, Dinamarca y Suecia son los que mayor satisfacción mostraron respecto a su calidad de vida

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Los ciudadanos de los países nórdicos están a la cabeza de Europa en términos de la satisfacción que muestran respecto a su calidad de vida, un aspecto en el que los españoles se sitúan ligeramente por debajo de la media europea.

Según los datos publicados hoy por la oficina estadística comunitaria, Eurostat, los habitantes mayores de 16 años de Finlandia, Dinamarca y Suecia son los que mayor satisfacción mostraron respecto a su calidad de vida, todos con 8 puntos sobre 10.

En la misma línea hay tres países no comunitarios: Islandia y Suecia, ambos con 8 puntos, y Noruega, con 7,9 puntos.

Los españoles se mostraron ligeramente menos satisfechos respecto a su calidad de vida que el conjunto de los europeos, con un 6,9 puntos, dos décimas por debajo de la media comunitaria.

Los datos de Eurostat, que datan de 2013, miden la satisfacción de los encuestados respecto a cuestiones como su actividad productiva o principal (incluido el empleo), las relaciones sociales, la seguridad económica y física o el entorno natural.

"El objetivo es poner de relieve los elementos que pueden influir tanto en la calidad de vida, el nivel de educación, la familia o la situación financiera, pasando por el empleo y la salud", señaló el director general de Eurostat, Walter Radermacher.

La oficina estadística comunitaria destacó la importancia de realizar estadísticas que vayan más allá de indicadores como el PIB, ya que "es ampliamente aceptado que éste no puede mostrar por sí mismo el grado de bienestar de la población".

También mostraron altos niveles de satisfacción los ciudadanos de Bélgica (7,6), Luxemburgo (7,5), Irlanda (7,4), Alemania (7,3), Reino Unido (7,3), Polonia (7,3), Rumanía (7,2), junto a los malteses, que se situaron justo en la media comunitaria, 7,1.

Los ciudadanos de República Checa se situaron al mismo nivel que los españoles, con un 6,9, mientras que los de Francia, Eslovaquia y Eslovenia calificaron su situación con 7 puntos.

Les siguieron los residentes de Italia (6,7), Lituania (6,7), Letonia (6,5), Estonia (6,5), Croacia (6,3), Chipre (6,2), Grecia (6,2) y Hungría (6,2), para llegar a Bulgaria (4,8), el único país en el que sus ciudadanos dan un suspenso a su satisfacción general.

"Los ciudadanos se preocupan por su calidad de vida, por lo que es un claro valor añadido complementar los datos del PIB con estadísticas que pueden dar una mejor idea de lo que la gente valora en su vida cotidiana", dijo la comisaria europea de Empleo y Asuntos Sociales, Marianne Thyssen, en un comunicado.

"Creo que este amplio conjunto de nuevos datos puede ayudar a llevar a cabo políticas mejor adaptadas para mejorar la satisfacción con la vida en general de los europeos", apuntó Thyssen.

En general, la cuestión que los europeos valoraron más -7,8 puntos sobre 10- fueron las relaciones personales, que fue la primera fuente de satisfacción en todos los países salvo en Bélgica, Finlandia, Bulgaria y Suecia.

En cambio, los europeos se mostraron menos satisfechos con su situación financiera -6 sobre 10- y con su uso del tiempo -6,7-.

Este patrón se siguió en España, cuyos ciudadanos valoraron su situación económica con un 5,8, el uso de su tiempo con un 6,6, la misma puntuación que dieron a la disponibilidad de espacios verdes y recreativos, seguido por el empleo, con un 6,9.

El parámetro más valorado fueron las relaciones personales, con un 7,8, seguidas de la vivienda, 7,3, el contexto en el que se vive, 7,2, y el tiempo entre el trabajo y la casa, 7,1.