• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Habitantes de Fukushima reivindican su "lado feliz" en un video viral

Supera las 320.000 visualizaciones en Youtube / Foto cortesía

Supera las 320.000 visualizaciones en Youtube / Foto cortesía

Muestra a estudiantes, monjes budistas, cocineros u oficinistas danzando al ritmo de "Happy", el éxito de Pharrell Williams

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Un videoclip donde aparecen habitantes de Fukushima bailando para reivindicar "el lado feliz" de esta región nipona castigada por el accidente nuclear de 2011, se ha convertido en un fenómeno en las redes sociales en Japón.

Muestra a estudiantes, monjes budistas, cocineros u oficinistas danzando al ritmo de "Happy", el éxito de Pharrell Williams, en escenarios urbanos y naturales de Fukushima, una imagen muy poco habitual de esta región conocida internacionalmente por albergar la accidentada central nuclear de Fukushima Daiichi.

"Incluso después del accidente nuclear, mucha gente ha podido llevar vidas normales y felices. Me cansé de las polémicas y de la imagen negativa o simplificada que daban los medios de comunicación", afirma en su blog la autora del video, Hitomi Kumasaka.

El videoclip, difundido por Kumasaka a comienzos de mes, supera las 320.000 visualizaciones en Youtube y cuenta con una etiqueta propia en Twitter, donde también se convirtió en trending topic, mientras que su creadora ha recibido el apoyo de decenas de miles de personas a través de su perfil de Facebook.

Aproximadamente 200 personas participaron voluntariamente en el proyecto. Entre los protagonistas hay un padre de familia que aparece bailando con su esposa y su hijo pequeño, y que decidió no mudarse tras el accidente nuclear, pese a su preocupación por los posibles efectos de las radiaciones, explica la autora en su blog.

"Irse a otro lado es muy difícil cuando hay que decidir qué hacer con el trabajo y la familia. No hay una solución clara", recalca Kumasaka.

Otro de los momentos más comentados del video es la vistosa coreografía de un grupo monjes del templo budista de Jorinji, que trabajan ayudando a las víctimas de la catástrofe del 11 de marzo de 2011.

El incidente nuclear provocó la evacuación de unas 80.000 personas en la región, mientras que el terremoto y el tsunami dejaron más de 18.500 muertos en todo el país.

cerca de 50.000 residentes de los municipios más cercanos a la planta nuclear continúan evacuados debido a las emisiones radiactivas, que también han afectado gravemente a la agricultura, la ganadería y la pesca local.