• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

HRW denuncia que fuerzas aéreas sirias atacan indiscriminadamente a civiles

Vista de la destrucción a causa de la guerra en un barrio de Alepo, Siria / EFE

Vista de la destrucción a causa de la guerra en un barrio de Alepo, Siria / EFE

La organización subraya que ese tipo de agresiones suponen "violaciones serias" a las leyes internacionales y que sus autores son responsables de "crímenes de guerra"

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Las fuerzas aéreas del régimen sirio han llevado a cabo de forma repetida ataques indiscriminados, y en algunos casos deliberados, contra la población civil, según denuncia el grupo Human Rights Watch (HRW) en su último informe.

La organización subraya que ese tipo de agresiones suponen "violaciones serias" a las leyes internacionales y que sus autores son responsables de "crímenes de guerra".

HRW ha documentado al menos 152 muertes de civiles por los bombardeos aéreos durante sus visitas a cincuenta zonas objetivo de los ataques del régimen y controladas por la oposición en las provincias norteñas de Alepo, Idleb y Latakia, ya que no obtuvo permiso de las autoridades para acceder al resto del país.

Activistas sirios, citados en el comunicado de HRW, elevan esa cifra a 4.300 civiles muertos en Siria desde julio de 2012.

Desde esa fecha, las autoridades han bombardeado diariamente distintas zonas, según indican las informaciones aparecidas en medios de comunicación, vídeos en Youtube y activistas, destaca el grupo.

En su investigación sobre el terreno y a través de entrevistas, HRW recopiló datos de ocho ataques "intencionados" por parte de las fuerzas del régimen contra cuatro panaderías, donde civiles hacían cola, además de bombardeos similares con artillería en otros establecimientos de este tipo.

También ha documentado siete ataques aéreos contra dos hospitales, que podrían haber sido blanco deliberado de los efectivos gubernamentales.

"En un pueblo tras otro, encontramos población civil aterrorizada por la fuerza aérea de su propio país", lamenta en la nota el investigador de HRW Ole Solvang, que visitó los lugares atacados y entrevistó a varias víctimas y testigos.

La organización denuncia también el uso de armamento prohibido internacionalmente como las bombas de racimo por parte del régimen y métodos de ataque, como el lanzamiento indiscriminado de proyectiles desde helicópteros que sobrevuelan a gran altura, que no permiten distinguir entre civiles y combatientes.

En ese sentido, HRW apunta que, pese al gran número de víctimas civiles, en los bombardeos que ha investigado no hubo bajas entre los rebeldes armados y el daño a las sedes de los opositores fue mínimo.

Pone como ejemplo un ataque el 7 de noviembre de 2012 en la localidad de Ajtarin, en el norte de Alepo, donde el impacto de dos bombas lanzadas desde un avión causó la muerte de siete civiles, cinco de ellos menores, y ocasionó heridas a otros cinco niños.

A 50 metros del lugar del bombardeo había un edificio empleado por los combatientes rebeldes que, según HRW, solo sufrió daños materiales leves.

El grupo recuerda que todas las partes del conflicto están obligadas a minimizar los daños a civiles, y destaca que el Ejército Libre Sirio (ELS) y otros movimientos armados no han tomado medidas para evitar el despliegue de sus fuerzas en zonas lejos de áreas con alta densidad de población.

Aun así, en su opinión, esto no exonera al agresor de la obligación de tener en cuenta el riesgo que supone para los civiles un ataque.

HRW hizo un llamamiento a los gobiernos y empresas para que detengan inmediatamente el suministro de armas y municiones a Siria, y pidió a la comunidad internacional que presione a Irak para investigar si por su territorio pasan armas desde Rusia e Irán en dirección al territorio sirio.

"El Consejo de Seguridad, debido al veto de Rusia y China, ha fracasado en la adopción de pasos significativos para proteger a los civiles en Siria -dijo Solvang-. Esto no debería detener a los gobiernos concernidos para que aumenten sus esfuerzos de presión al Ejecutivo sirio para detener estas violaciones".