• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

HRW: Tortura sigue siendo un problema en Brasil

Entre enero del 2011 y julio del 2013, indicó la organización, autoridades policiales de Sao Paulo recibieron 122 denuncias de tortura, lesiones corporales y maltrato

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La tortura sigue siendo un problema grave en Brasil a pesar de los esfuerzos del gobierno por combatirla, afirmó el lunes el grupo activista Human Rights Watch.
 
En un comunicado enviado por correo electrónico, el organismo de Nueva York indicó que encontró evidencia que muestra que desde 2010 fuerzas de seguridad y autoridades carcelarias infligieron tratos crueles e inhumanos a 64 personas detenidas.
 
El grupo defensor de los derechos humanos denunció que más de 150 policías y guardias en cárceles participaron en torturas y tratos crueles en centros de detención, cuarteles y vehículos policiales en los estados de Sao Paulo, Río de Janeiro, Bahía, Espirito Santo y Paraná.
 
Ideli Salvatti, directora de la Secretaría de Derechos Humanos del gobierno, recibió con agrado las observaciones del grupo.
 
 "Ayudan a centrar la atención en lo que hemos estado diciendo desde hace años: que debido a muchos factores, como 300 años de esclavitud y varias dictaduras militares, desafortunadamente la tortura se ha convertido en algo aceptable y una práctica arraigada en nuestro país", dijo Salvatti por teléfono.
 
La secretaria también elogió el informe por reconocer la ley del 2013 que creó el Mecanismo Nacional para Prevenir y Combatir la Tortura.
 
Human Rights Watch indicó que los abusos ocurren muchas veces en las primeras 24 horas que una persona pasa bajo custodia policial, y que los detenidos deben esperar tres meses o más antes de ver a un juez a quien puedan denunciar directamente los abusos.
 
La organización exhortó al Senado brasileño a aprobar una medida que aseguraría que los sospechosos sean presentados a un juez dentro de las 24 horas de su arresto, ello con el fin de permitir que cualquier víctima de torturas reporte abusos cuando las pruebas de su maltrato aún están frescas. La ley también evitaría que las confesiones obtenidas mediante la tortura se usen en los tribunales, agregó HRW.
 
El comunicado atribuye a Maria Laura Canineu, directora de Human Rights Watch en Brasil, haber dicho: ``Mientras los detenidos esperan meses para ser presentados ante un juez, menos probabilidades hay de que denuncien lo que han sufrido, y para entonces cualquier evidencia física (de abusos) puede haber desaparecido''.
 
El grupo dijo que las cifras oficiales sugieren que la ``impunidad en casos serios de abusos por parte de la policía y guardias carcelarios es la norma''.
 
Entre enero del 2011 y julio del 2013, indicó la organización, autoridades policiales de Sao Paulo recibieron 122 denuncias de tortura, lesiones corporales y maltrato, y ``ninguna ha resultado en sanciones contra los autores''.
 
El Departamento de Seguridad Pública de Sao Paulo no respondió de inmediato a una solicitud de comentarios sobre el informe de Human Rights Watch.