• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Grecia vive su primer desfile militar bajo el gobierno de Syriza

Aunque el gobierno, como concesión al socio menor de la coalición, no ha podido eliminar el desfile militar, como Syriza todavía preconizaba desde la oposición, sí ha habido una nota distintiva | Foto: EFE

Aunque el gobierno, como concesión al socio menor de la coalición, no ha podido eliminar el desfile militar, como Syriza todavía preconizaba desde la oposición, sí ha habido una nota distintiva | Foto: EFE

"Al pueblo griego nada le fue regalado, todo lo logró a través de la lucha", dijo el primer ministro, Alexis Tsipras en una brave intervención

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Grecia celebró hoy su fiesta nacional con el primer desfile militar bajo el gobierno de Alexis Tsipras, un reflejo de que el izquierdista Syriza tuvo que hacer concesiones a su socio nacionalista y a los electores más tradicionales.

El desfile ante el monumento al soldado desconocido a los pies del parlamento contó, como dicta la tradición, con la presencia de la plana mayor política.

En medio de una intensa lluvia desfilaron los tres cuerpos del ejército, bomberos, policía, así como veteranos de la lucha contra la ocupación nazi, los únicos a los que Tsipras brindó un aplauso.

Tsipras ofreció una breve intervención ante las cámaras en la que hizo una referencia indirecta a los problemas actuales al destacar que "al pueblo griego nada le fue regalado, todo lo logró a través de la lucha". "En este día debemos tener presente que cuando un pueblo reclama algo, actúa con decisión y tiene el derecho de su parte, lo puede conseguir todo", añadió.

También el recién electo presidente de la República, el conservador Prokopis Pavlópulos, aludió al presente al señalar que lo que cuenta ahora es "construir el proyecto europeo".

"Ojalá con el tiempo nuestro pueblo pueda vivir en mejores condiciones y lejos de la pesadilla actual", subrayó el presidente.

Aunque el gobierno, como concesión al socio menor de la coalición, no ha podido eliminar el desfile militar, como Syriza todavía preconizaba desde la oposición, sí ha habido una nota distintiva.

Una vez concluida la exaltación militar, con la que se conmemora el comienzo de la revolución en 1821 que 11 años después llevaría a la independencia del Imperio otomano, ha habido una representación de bailes tradicionales, un claro contrapunto a lo vivido en los últimos años.

Grupos de danza procedentes de todas las regiones del país, bailaron piezas tradicionales, jalonados por un público que, plantando cara al mal tiempo y guareciéndose como podía de la lluvia, les coreaba, animaba y aplaudía.

Para entonces, sin embargo, los políticos, embajadores y militares ya se habían marchado, dejando el escenario exclusivamente al pueblo.

Los preparativos han estado rodeados de críticas del ala más izquierdista de Syriza que hubiera preferido ver abolida esta tradición, al igual que el desfile de escolares que se celebró la víspera en Atenas y hoy en Salónica, la segunda mayor ciudad de Grecia.

Así, por ejemplo, el vicepresidente del Parlamento Europeo, Dimitris Papadimulis, opinó a través de un mensaje en su cuenta Twitter que en el futuro los aniversarios nacionales deben celebrarse de otra manera, "con menos costo y menos ruido".

Las declaraciones del eurodiputado no quedaron sin contestar y Rena Duru, la presidenta de la región capitalina de Ática, la primera mujer en Syriza que gobierna una prefectura, criticó a su compañero de partido por abordar una cuestión política de semejantes características en un breve mensaje de Twitter.

"Cuestiones políticas no se pueden resolver con 140 caracteres. Una cosa es la política, otra la autopromoción", respondió Duru, co-organizadora del evento junto al ministro de Defensa, Panos Kamenos, el único representante en el gobierno del partido de la derecha nacionalista Griegos Independientes.

Sin embargo, muchos ciudadanos consideran que este tipo de celebraciones forman parte de su cultura y merecen ser conservadas.

"¿Por qué íbamos a dejar esta costumbre que está tan arraigada en nuestra sociedad? Es nuestra forma de conmemorar la liberación de los 400 años de Imperio otomano", dice a Efe Takis, un veterano taxista procedente de Kalamata, una región en la que se vivió una importante batalla naval en la guerra de la independencia.

Yórgos, un técnico de televisión más joven, en cambio, se declara rotundamente contrario a los desfiles militares, "en primer lugar, porque no tenemos enemigos ante los que haya que demostrar fuerza, y en segundo, porque son muy costosos".